Sés airea desde María Pita su halo de “cantareira” lejana a las imposiciones de la industria musical

El Ideal Gallego-2017-08-03-037-a4ca5b49
|

Después de llevarlo al Rosalía este invierno y convertir el teatro dos días en canción, tocaba airearlo por la ciudad donde María Xosé Silvar se hizo “cantareira” como le gusta definirse, y en la que sacó a pasear a las muchas Sés que lleva dentro y que metió en un saco, el cuarto de su carrera que se titula “Opoñerse á extinción”. La cantautora coruñesa, que asegura ser fruto de lo que escucha, hizo que una repleta plaza de María Pita sonara a rock and roll clásico, a blues y a ranchera. Unió las dos orillas del charco y no contenta con eso, tocó la fibra cuando anunció “tempestades de sal” sobre un escenario más que conocido en el que se arrancó con su “Torre de Almansi” y continuó citando a Chavela Vargas y su versión de la mujer. 
“Encantada de tocar nunha praza libre de gaivotas”, la artista aprovechó la ocasión para presentar los nuevos temas, que son gritos como los anteriores, de los que hacen falta y ante los que ella llama “anodinos e que son produto do sistema”. Porque como explicó en una entrevista para este periódico, “eu son o que son e non teño problema con iso”, Sés fue ayer lo que es, “unha demócrata” y desviando lo que tratan de imponer, cantó una vez más con el corazón y un atuendo neutro para hacer más protagonista al repertorio, para lo que contó con voces amigas. Sés fue la segunda en subirse al estrado. El martes, fue Xoel el que lo inauguró repasando su trayectoria a pocos días de soplar 40 velas. Hoy le tocará el turno a una tercera coruñesa, Rosa Cedrón, que homenajeará con el pianista cubano Alejandro Vargas Consort & Camerata Egería a Chané con motivo de su centenario. 
Y es que aunque el compositor nació en Santiago, el aplauso más grande lo recibió de la ciudad, a la que le puso ritmo actuando en terrazas y cafeterías. Hoy, el público viajará también a La Habana, donde vivió muchos años. De ahí, la conexión entre el músico cubano y la cantante. l

Sés airea desde María Pita su halo de “cantareira” lejana a las imposiciones de la industria musical