Cien segundos nefastos tumban al Basquet Coruña

Gustavo Aranzana no acaba de dar con la tecla desde que cayó lesionado Zach Monaghan y el Cáceres, que llegaba a la cita de ayer en la misma situación que el Coruña, cuatro derrotas seguidas, traspasa ahora la intranquilidad al
|


Los primeros compases del duelo fueron un mano a mano entre el Víctor Serrano y Jonathan Araujo. El local firmó los seis primeros puntos de Cáceres y el dominicano seis de los primeros ocho de la ‘marea naranja’. El resto del cuarto, que concluyó con los visitantes cinco arriba (11-17), fue un concurso de escopetas de feria desde el arco: 0 de 5 triples los de Ñete Bohigas y 1 de 8 los de Gustavo Aranzana.

Se abre la veda
En el segundo acto la decoración cambió casi por completo. Nikola Rakocevic, el mejor tirador del Cáceres, abrió la veda desde 6.75. A pesar que de que Bulic respondió con la misma moneda y el Coruña se puso ocho arriba (14-22), los locales volvieron al partido con un parcia de 5-0.
De ahí al descanso (32-33), intercambio de canastas, con tirón final del Cáceres gracias a dos triples seguidos de Guillermo Corrales, de los 5 de 9 que anotó su equipo en los segundos diez minutos, mientras que los de Aranzana se fue a vestuarios con un ridículo 2 de 13 desde larga distancia.
El base local mantuvo la inercia tras el parón. Dio la primera ventaja al Cáceres (37-36), tras un triple de Stephens restableció las tablas (39-39) y a continuación firmó un 2+1, replicado por el propio Stephens también desde el arco, desde donde Miso recuperó el mando (47-48). Ambos equipos sigueron anotando desde lejos, manteniendo el marcador en rentas mínimas.
El partido entró al último cuarto con una canasta de ventaja para el Cáceres (59-57), a pesar del 8 de 11 en triples de los visitantes en el tercero.
Y de nuevo funcionó la inercia. Parcial de salida, en tan solo 1:40, para poner en el tablero la primera diferencia de dos dígitos. Aunque logró acercarse a tres tantos (72-69), lo del BC fue un quiero y no puedo. Un parcial de 5-0 (72-65) devolvió el aire al marcador y un triple de Parejo supuso tres cuartos de puntilla (78-71).
Ogbueze, negado por completo hasta ese momento, trató de reenganchar al Coruña y Louissant quemó el último cartucho al errar un triple para 80-78 a 21 segundos del último bocinazo.
Una derrota dura, por la forma, ante un Cáceres que llegaba a la cita promediando 60 puntos y anoche anotó 24 más. Algo falla en la defensa naranja. Y de ello no se puede culpar a la ausencia de Zach Monaghan. l

Cien segundos nefastos tumban al Basquet Coruña