El año nuevo viene con cuesta

El Alavés, ahora rival copero, y el Depor firmaron tablas sin goles en la Liga en Mendizorroza alfaquí
|



El comienzo de 2017 será intenso para el Deportivo. Como buena cuesta de enero que se precie, los blanquiazules tendrán por delante un exigente calendario, comprimido al máximo, y en el que podrían llegar a disputar ocho partidos si acceden a cuartos de final de la Copa del Rey.
Los coruñeses abrirán el nuevo año en Riazor en el encuentro de ida de los octavos de final de la competición copera ante el Alavés. Será el 3 de enero a las 21.15 horas. Tras este partido y después de abrir los regalos del ‘día de Reyes’, será el turno de la Liga. Los herculinos visitarán el RCDE Stadium el 6 de enero a las 20.45 horas, en el primer compromiso liguero de 2017.
Menos de una semana después, el miércoles 11 de enero a partir de las 19.00 horas en Mendizorroza, jugarán la vuelta de Copa del Rey ante el Alavés, en la búsqueda del pase a cuartos. Tres días después, casi sin tiempo a digerir lo ocurrido en la competición copera, el Villarreal visitará el sábado 14 a las 20.45 en Riazor, estadio donde perdió en el pasado Teresa Herrera.
Si los blanquiazules logran acceder a cuartos tendrán dos encuentros más en enero, previstos para las semanas del 18 (ida) y 25 (vuelta). Entre la eliminatoria de este torneo seguirá estando la Liga con dos últimas citas antes de cerrar el mes. El viernes 20 de enero el Deportivo visitará el Estadio de Gran Canaria para enfrentarse a las Palmas a las 20.45, partido con el que los herculinos cerrarán la primera vuelta de la Liga.
El primer mes de 2017 tendrá una última cita el sábado 28 a las 18.30 horas, en el primer choque de la segunda parte del campeonato nacional de Liga, en el que el Deportivo visitará Ipurúa para medirse al Eibar, al que ya ganó en Riazor por 2-1.
Un mes cargado de partidos le espera al conjunto blanquiazul, que espera contar con nuevos efectivos de aquí al cierre de mercado, con vistas a afrontar con garantías un inicio de 2017 exigente y que puede marcar la hoja de ruta del Depor.
La combinación de dos competiciones supondrá que el equipo hará rotaciones, con un once ‘tipo’ para la Copa del Rey y otro para la Liga. Una acumulación de minutos en las piernas de los futbolistas, que esperan que esto no les pase factura.

enfermería, sin inquilinos
Para afrontar con las máximas garantías los partidos que vienen por delante, el Deportivo tendrá que cruzar los dedos para que no seguir sumando inquilinos a su enfermería.
Con Laure en tratamiento de readaptación deportiva y fisioterapia y el regreso de Bruno Gama, Gaizka cuenta con prácticamente toda la plantilla a su disposición. Ahora tendrá que encajar todos sus miembros en el engranaje blanquiazul y distribuirlos por minutos.
Con habituales como Albentosa, Juanfran, Sidnei o Andone, el técnico vasco tendrá que tener cuidado para no sobrecargarlos. El club, en palabras del propio presidente Tino Fernández, quiere seguir adelante en la Copa del Rey y olvidar las malas actuaciones en el pasado. Para lograrlo, los deportivistas tienen que cargar las baterías y prepararse para un año nuevo y un enero que viene con cuesta.

El año nuevo viene con cuesta