El Govern reconoce “dificultades” en la negociación JxSí-CUP pero ve “voluntad”

|

La vicepresidenta del Govern, Neus Munté, admitió ayer que existen “dificultades” en las negociaciones entre JxSí y la CUP para iniciar la legislatura, pero ve posible llegar a un acuerdo, y ha pedido tiempo y discreción.
“Hay dificultades, pero en la imposibilidad de un acuerdo no creemos”, afirmó en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu y después de que el conseller de Empresa, Felip Puig, dijera el lunes en un acto que veía muy difícil el acuerdo.
Según la vicepresidenta, “hay una voluntad clara de llegar a acuerdos y de que estos acuerdos sean positivos para todo el mundo”.
Munté eludió concretar plazos sobre si el nuevo Govern estará formado antes o después de las elecciones generales: “No vamos a hablar de ninguna fecha concreta. El Govern conoce perfectamente los calendarios”.
El plazo para constituir el Parlament finaliza el lunes, y después, la fecha para el primer debate de investidura no puede alargarse más allá del 9 de noviembre; llegados a este punto, se abren dos meses para investir a un presidente, pero, si no se consigue, hay que convocar elecciones.
Forzando plazos, la elección de presidente podría hacerse el 9 de enero –más allá de las elecciones del 20 de diciembre–, pero Munté no quiso valorar si es una posibilidad que no haya nuevo Govern hasta después de las generales. 
“El 20 de diciembre no marca nada más que la existencia de unas generales. No es un obstáculo”, y aseguró que no hay malestar en miembros del Govern por las condiciones que fija la CUP para iniciar la legislatura.

se descarta
Uno de los principales escollos en la negociación es que la CUP no quiere investir a Artur Mas y pide a JxSí que proponga otro candidato: y Munté rechazó esta posibilidad y se descartó como alternativa: “El candidato es claro y se ha dicho y lo reitero: es el presidente Mas”. 
“Hay dificultades, sí. ¿Es imposible llegar a acuerdo? No. Queremos llegar a buen puerto para permitir desarrollar el mandato democrático claro de las elecciones del 27 de septiembre”, resumió.
Otra dificultad es que los programas económicos y sociales son muy dispares, pero Munté no habló de las líneas rojas que JxSí no vaya a franquear: “La única línea roja es llevar a buen término el mandato del 27-S”.
Preguntada por si el conseller Francesc Homs será candidato a las generales y por qué eso obligaría a reformar el Govern si aún está en funciones, Munté recordó que la potestad de hacer cambios en el Govern es de Mas y que no hay ninguna novedad.
No especuló sobre si JxSí buscaría otro socio en el Parlament si la CUP persiste en su rechazo a Mas, pero sí defendió que el Govern siempre busca la “confluencia” con otras formaciones en los proyectos presentados hasta ahora.

El Govern reconoce “dificultades” en la negociación JxSí-CUP pero ve “voluntad”