Sánchez pide el apoyo a otra prórroga porque el Gobierno no tiene “plan B”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa para anunciar una cuarta prórroga del estado de alarma en España por el coronavirus
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó ayer que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 24 de mayo y avirtió de que “no hay plan B” porque es el único instrumento que permite mantener las medidas extraordinarias para atajar el coronavirus y sus consecuencias. 

En una comparecencia en La Moncloa, Sánchez subrayó que todos los indicadores apuntan a que la enfermedad “está siendo controlada” y que el estado de alarma “en consecuencia funciona” y por eso debe mantenerse durante la desescalada, cuando “será aún más importante” el “control y la responsabilidad social y personal”, explicó. 

Por ello, advirtió además de que no aprobar la prórroga supone que decaen todas las medidas jurídicas y políticas tomadas en esta crisis para contener la pandemia y hacer frente a sus estragos económicos y sociales.

Sánchez señaló que si el estado de alarma estaba justificado cuando se decretó por primera vez para ordenar el confinamiento “cómo no va a seguir estándolo ahora” con todas las “incertidumbres” que se presentan ante la desescalada, que va a necesitar de “mucha prudencia, mucho diálogo bilateral con las comunidades y mucha responsabilidad por parte de todos”, solicitó ayer. 

Sánchez insistió en el riesgo que supondría no prorrogar el estado de alarma, y no sólo para la salud sino también para la economía, y puso de ejemplo que en el próximo Consejo de Ministros se aprobarán otros 20.000 millones de liquidez para pymes y autónomos que quedarían suspendidos si la alarma no se prolonga. 

Además, el presidente dio por hecho que habrá “rebrotes” de la pandemia y por eso pidió “no bajar la guardia” para que dichos rebrotes sean “lo menores posibles” y no vuelvan a poner “en tensión” el sistema nacional de salud. 

Además, el jefe del Ejecutivo defendió que sí que habla con los grupos políticos para pedirles su apoyo, y prueba de ello es la “decisión política” que su Gobierno tomó de que cada prórroga dure quince días para así acudir al Congreso cada dos semanas a “rendir cuentas”, informar y debatir.  

Sánchez insistió a lo largo de la rueda de prensa y ante las numerosas preguntas de los medios que el Gobierno mantiene una comunicación fluida con el resto de las administraciones y con los partidos de la oposición. 

En esta semana en la que recibió numerosas críticas de los partidos por no informar de las medidas y cuando aún no tiene los apoyos para que la prórroga se apruebe en el Congreso, Sánchez aseguró que cada vez que el Gobierno propuso una prolongación del estado de alarma habló con todos los líderes políticos al inicio de las semanas en que debía tramitarse dicha decisión. 

Una afirmación que se llevó la respuesta inmediata de PP y de Ciudadanos. Por su parte, los populares le acusaron de mentir porque en 43 días sólo llamó dos veces a Pablo Casado.  

Mientras, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, aseguró que hace dieciséis días que el presidente no contacta con ella. 

Sánchez también insistió en la comunicación constante con las comunidades autónomas, con conferencias de presidentes semanales y numerosas reuniones entre ministros y consejeros. 

Por eso, una vez más, insistió en que no piensa polemizar ni con otros partidos ni con otras administraciones mientras dure esta crisis sanitaria.

Sánchez pide el apoyo a otra prórroga porque el Gobierno no tiene “plan B”