La comisión de las obras de Riazor evalúa las opciones para tener el mayor aforo posible en el primer partido de liga

Los trabajos en la cubierta se desarrollan desde el pasado mes de mayo | pedro puig
|

La comisión de seguimiento de las obras de las cubiertas del estadio de Riazor se encuentra estudiando las posibilidades existentes para permitir que el recinto tenga el mayor aforo disponible en el primer partido de liga.
El encuentro tendrá lugar el próximo 9 de septiembre y, aunque hace unos días el concejal de Cultura, Deporte y Conocimiento, José Manuel Sande, aseguró que se estaba cumpliendo con el calendario marcado, ayer explicó que se trabaja en diferentes posibilidades para esa fecha, sin asegurar en ningún momento que la obra vaya a estar terminada y que todos los asientos estén disponibles.
Más bien lo contrario, ya que el concejal señaló que lo que se buscará es que se pueda habilitar “o maior aforo posible” para el partido contra el Sporting de Gijón, el primero del Deportivo como local de la temporada después de jugar las tres primeras jornadas a domicilio y no poder disputar el trofeo Teresa Herrera.
La comisión de seguimiento de las obras de renovación de las cubiertas de Riazor está conformada por representantes del Gobierno municipal, del Deportivo y de la empresa que está llevando a cabo los trabajos.
Ahora, estos tres actores implicados cuentan con apenas tres semanas hasta el partido para tomar una decisión de manera que se estipule la cantidad de aficionados que se podrán ver afectados por la actuación.
El proyecto de renovación de las cubiertas del estadio comenzó a ejecutarse a finales del pasado mes de mayo y desde entonces se desmontaron algunas de las estructuras existentes y actualmente se están colocando las nuevas.

El proyecto
La intervención incluye la sustitución de las cubiertas de las gradas de Preferencia y Tribuna, que son las más antiguas del estadio. Mientras, sobre las de los sectores de Marathón y Pabellón estaba prevista una actuación de acondicionamiento, ya que se trata de estructuras más recientes y para las que no se estimó necesario su reemplazo.
La previsión inicial del proyecto contaba con que la actuación estuviese finalizada antes del comienzo de la nueva temporada. Sin embargo, las últimas declaraciones al respecto hacen pensar que esto no va a ser posible.
La renovación de las cubiertas del estadio de Riazor es un proyecto que ya puso en marcha el anterior equipo de gobierno, pero al que la Marea echó el freno y la adjudicataria renunció, con las consiguientes protestas desde el Partido Popular, que es quien lo había preparado. 
Entonces, el Gobierno municipal inició otro proceso, que es el que ahora se está ejecutando, y que cuenta con un presupuesto ligeramente superior a los siete millones de euros, uno de los cuales será aportado por la Diputación.
Por otra parte, la junta de gobierno local aprobó ayer el proyecto de renovación de la iluminación del estadio que llevará a cabo el Deportivo por medio de una inversión de 1,6 millones de euros.
Con esta actuación se mejorará la iluminación tanto del campo como de las gradas y según explicó José Manuel Sande, el proyecto cuenta con un período máximo de ejecución de dos meses. El concejal definió la propuesta del Deportivo como “ambiciosa” y dijo que servirá para acompañar la mejora de las cubiertas. l

La comisión de las obras de Riazor evalúa las opciones para tener el mayor aforo posible en el primer partido de liga