Dañan con una escopeta de balines las señales del paseo de O Carregal

El suceso se saldó con al menos una decena de luminarias rotas
|

El último ataque perpetrado por un grupo de vándalos en el paseo fluvial de O Carregal ha hecho saltar las alarmas en el Ayuntamiento de Curtis. El alcalde de la localidad, Javier Caínzos, solicita la colaboración vecinal para localizar a los asaltantes y acabar, de una vez por todas, co lo que califica como “una lacra” y que, en este caso, ha causado daños por valor de 5.000 euros en una zona que acababa de ser acondicionada con cargo al Proyecto Mandeo. La señal informativa instalada a la entrada del recinto presentaba varios impactos de balines que, como en ocasiones anteriores, obligará a intervenir a la Diputación.

Caínzos solicita la colaboración vecinal para localizar a los asaltantes

Los hechos, según explicó el regidor después de visitar personalmente la zona para conocer el alcance del suceso, se produjeron en la noche del lunes al martes en el entorno del río, a escasos metros del casco urbano de Teixeiro.

Los vándalos se ensañaron con el mobiliario y el alumbrado público de las “minifarolas” solares de O Carregal. Estos dispositivos luminosos habían sido instalados por la Diputación de A Coruña, a través del Plan Mandeo, para mejorar la seguridad de los usuarios de esta área fluvial recientemente recuperada para el uso y disfrute de todos los vecinos de Curtis.

El gobierno local desplazó hasta el lugar un grupo de operarios, que se encargó de contabilizar los daños: “hasta diez luminarias rotas, además de la desaparición de varias de ellas a lo largo de este tramo del paseo e impactos de balines en la señal informativa del paseo”, manifestó Caínzos.

El Ayuntamiento de Curtis, que ha denunciado los hecho ante la Guardia Civil, insiste en la necesidad de que los vecinos comuniquen a las autoridades “cualquier comportamiento sospechoso o daño que se pueda apreciar para erradicar esta lacra”, concluyó el alcalde, del Partido Popular.

Dañan con una escopeta de balines las señales del paseo de O Carregal