El pleno aprueba con un voto unánime y extraordinario un apoyo sin fisuras a los trabajadores de Alcoa

El Ideal Gallego-2018-10-20-004-8db3aa3d
|

El hemiciclo municipal fue ayer escenario de un hecho poco común: todos los grupos con representación (Marea Atlántica, PP, PSOE y BNG) votaron al unísono. Ni abstenciones ni votos en contra. La razón de tan inusual consenso es que ayer se celebraba un pleno extraordinario en apoyo de los trabajadores de Alcoa, amenazados por un ERE y el cierre de la planta. El alcalde, Xulio Ferreiro, sintetizó el sentir de todo el mundo en la sala al proclamar que “non estades sós, tendes a toda unha cidade detrás”. 
Él, por su parte, participará en todos los foros a los que se le convoque y se comprometió a armar el “frente institucional” que será necesario para revertir la situación. De momento, espera reunirse muy pronto con la ministra de Industria, Reyes Maroto, así como con la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín y con los presidentes autonómicos, Alberto Núñez Feijóo y Javier Fernández. “Como alcalde, tócame empurrar para non deixar que esta reivindicación esmoreza”.
Por otra parte, el regidor agradeció la unidad  de todos los grupos con representación municipal, igual que lo hizo el presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho, que pudo contemplar el pleno desde el palco del público. 
Para Ferreiro el mensaje de ayer fue positivo, así como la declaración institucional, para que se impliquen todos los niveles de la Administración, sobre todo la Xunta y el Gobierno central, que son los que realmente tienen competencias. Y animó al público a acudir a la protesta de mañana: “É o momento de visualizar que os catrocentos empleos directos e os mitos más que son indirectos, teñen que seguir sendo no futuro unha peza fundamental”. 
Rabia como reacción 
Corbacho reconoció que tuvo una mañana bastante completa, con una ronda de encuentros que comenzó a las nueve y media de la mañana con el delegado del Gobierno, seguido una hora después de otro con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y finalmente, el pleno, que se celebró con retraso precisamente para que pudieran llegar, con la moral alta: “Non estamos desanimados. O que nos deu a noticia foi rabia, e sabemos como loitar”. El presidente del comité de empresa señaló que no le basta con la retirada del ERE, sino que es necesario sentarse en la mesa de negociación para buscar una solución dialogada. “Pode ser temporal pero de ahí debe saír un compromiso que sexa estable”.
Corbacho recordó que la planta coruñesa se distingue por su excelencia. “Hai quince días nos deron un premio a excelencia, un competidor noso”. El problema no es ese, asegura, ni el técnico ni el productivo, sino el problema energético que está penalizando la rentabilidad.  
Sin embargo, en lo que se refiere a sus plantas en España, la dirección del gigante del aluminio comunicó a los trabajadores que esperan que la pérdida total de este año en A Coruña sea de 39 millones de euros, de 37 en Avilés y de 27 en San Cibrao. Pero, como señalan desde el propio comité de empresa, en esta última planta existe otra que se dedica a refinar alúmina y de la que Alcoa es propietaria al 60%. Como la materia prima de la que surge el aluminio está en alza, basta para cubrir cualquier pérdida que haya sufrido por el descenso del aluminio, siempre según los sindicatos.
Los trabajadores sostienen que ese no es el problema porque San Cibrao perdió el doble de dinero en el último mes y medio y, sin embargo, no está amenazada de cierre. Ya descontando ayudas de cualquier tipo, la factura eléctrica ronda los cien millones al año. Por otro lado, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos López Corbacho sostiene que la planta coruñesa es productiva comparada con las que tiene en Noruega: “Si sacamos el parámetro de la energía somos las más viables”.
De momento, los trabajadores han continuado las protestas por cuenta propia. Por dos veces, una a las dos de la tarde y otra a las cinco, han prendido fuego a neumáticos en las instalaciones de la planta de aluminio.

El pleno aprueba con un voto unánime y extraordinario un apoyo sin fisuras a los trabajadores de Alcoa