El comercio acusa al Ayuntamiento de abocarlo a la parálisis por la falta de gestión económica

El Ideal Gallego-2016-01-15-007-415d5901
|

En A Coruña solo se mueven las hojas por el mal tiempo y ni las rebajas de algunas grandes cadenas y de los pequeños establecimientos de proximidad han servido de acicate para que los coruñeses regresen a las calles pasadas las fiestas. La Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) asegura que el sector, e incluso la ciudad, sufre una auténtica parálisis debido a la falta de gestión económica por parte del actual Gobierno local, que no ha logrado apoyo para sacar adelante los presupuestos de 2016. Otrora ya habría varias actividades previstas por las distintas asociaciones pero a tres semanas de Carnaval ninguna entidad se atreve a organizar nada porque todavía desconoce si contará con fondos este ejercicio.
El pequeño comercio coruñés al unísono critica el descuido que sufre el sector por parte del Ayuntamiento ante una crisis del gasto que no ha pasado del todo. “Desde la Federación Unión de Comercio Coruñesa hacemos un llamamiento a los partidos para que se pongan las pilas y dejen de dar la imagen de que todo es gris en A Coruña; tienen que empezar a hacer cosas”, afirmó ayer el presidente de la FUCC, Antonio Amor. 

sin agenda de carnaval
El Carnaval está cerca pero hasta el momento solo han recibido la contestación de que “algo habrá” por parte del Ejecutivo local. Las propias agrupaciones, que siempre tenían sus ideas, descartan moverse al no haber recibido respuesta a sus solicitudes de las subvenciones anuales. 
“Nadie está preparando nada porque no tenemos dinero hasta que los presupuestos estén aprobados”, justifica Amor. A este respecto incide en que “no hay margen de movimiento” por parte de los comerciantes y resalta que si desde el Consistorio no comienzan a organizar 2016, “los demás están por detrás; sin proyectos ni eventos”. 
Ante estas circunstancias, el representante de la organización mayoritaria –casi todas las entidades de comerciantes de la ciudad se engloban en ese organismo– reconoce el malestar de los empresarios. Así se extrae de la última reunión celebrada entre las distintas agrupaciones, pues la conclusión general es que “no hay acciones para animar el consumo”. 
“Vamos para atrás en la buena fama que tenía la ciudad porque incluso hay unas obras ridículas en la fachada principal que no avanzan y eso cala en la gente y provoca que no haya ánimo para gastar”, interpreta el colectivo. Los que sí lo tienen llegan a buscar otro escenario en el que dejar su dinero. 
Amor asegura que desde la FUCC, que prepara una suerte de manifiesto, se está “intentando que se fuerce la máquina para que no todo sean peleas” en María Pita. En este sentido insisten en solicitar el acuerdo político para retomar el impulso a la vida cotidiana de A Coruña.

El comercio acusa al Ayuntamiento de abocarlo a la parálisis por la falta de gestión económica