Galicia adelanta el toque de queda a las 22.00 y cierra 63 ayuntamientos

Una pareja pasea a su perro por la plaza de María Pita de A Coruña | javier alborés
|

Toda Galicia verá a partir de mañana como se adelanta el toque de queda a las 22.00 horas y sus 313 ayuntamientos quedarán sometidos, en función de la evolución de la incidencia del Covid-19, a los dos niveles más altos de restricciones de la Xunta para combatir la pandemia.

Al margen de que, en coherencia con la decisión de adelantar el toque de queda, se limita el horario máximo de los comercios hasta las 21.30 horas, esta decisión de situar a toda Galicia bajo los dos niveles máximos de restricciones supone que la hostelería deberá cerrar a las 18.00 horas y que quedan limitadas a cuatro personas las reuniones de no convivientes en todo el territorio gallego.

Pero hay un cambio en la limitación de movilidad. Y es que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunció que no todos los municipios que estén en el nivel medio-alto de restricciones verán limitada su movilidad en forma de cierre perimetral, ya sea individual o con almendra. De hecho, la Xunta solo ratifica el cierre, con perímetro individual, en tres municipios con nivel medio alto de restricciones –Lugo, Pontevedra y Vigo–. Eso sí, estarán cerrados perimetralmente –de forma individual–los otros 60 ayuntamientos que la Xunta sitúa en nivel máximo de, entre los que se encuentran las otras cuatro grandes urbes: A Coruña, Santiago, Ourense y Ferrol.

Feijóo justificó que, aunque la situación en lo que respecta a la presión hospitalaria es hoy “mejor” que cuando se adoptaron las medidas más duras en noviembre, la “progresión” es “peor” y los expertos del comité clínico desde el inicio de la pandemia tuvieron en cuenta este factor a la hora de realizar sus propuestas.

“De no hacer nada, los cálculos apuntan que el pico de la pandemia podría registrarse a finales de febrero y la ocupación hospitalaria podría llegar a niveles del mes de abril. Pero si actuamos, el pico se podría adelantar a finales de enero o a las primeras semanas de febrero y contener la presión hospitalaria en niveles inferiores al pico de abril”, argumentó.

Por ello, el horizonte con el que trabaja la Xunta es que, como mínimo hasta finales de enero y “probablemente hasta mediados de febrero”, se mantendrá todo el territorio en los dos niveles máximos de restricción.

Pero el presidente gallego fue un paso más allá e hizo un llamamiento claro a extremar la precaución, concienciarse de la situación, evitar al máximo las reuniones entre no convivientes y llevar a cabo únicamente actividades “esenciales”.

 

Teletrabajo

En concreto, hizo la “recomendación” de llevar a cabo solo “lo esencial”, y, de hecho, recomendó que “siempre que sea posible” se recupere el teletrabajo.

En cuanto a las reuniones, pidió “no sustituir” estos encuentros en bares y restaurantes en los domicilios privados.

Por otra parte, advirtió de que se “reforzará” la vigilancia en los centros comerciales, donde se prohibirá permanecer en las zonas de usos comunes, que serán solo para transitar; pero sobre todo apeló a la precaución por parte de los propios ciudadanos y a no “autoengañarse” Además, volvió a descartar un confinamiento para frenar la expansión del coronavirus, pero consideró que las restricciones y recomendaciones “muy estrictas” realizadas ayer producirán un “efecto muy parecido” si se cumplen. 

Galicia adelanta el toque de queda a las 22.00 y cierra 63 ayuntamientos