Reportaje | Abuelo y nieta copan el podio del concurso de la tortilla

La ganadora, Muriel Costa tiene solo once años | quintana
|

En el número 17 de la calle de Antonio Noche, algo se cocía ayer por la tarde. Más bien se freía y se le daba y vuelta porque a eso de las cinco, en la cocina de una de las casas, José Manuel compartía fogones con su nieta, la pequeña Muriel. Los Costa se presentaban al undécimo Concurso de Tortilla Española de O Castrillón. 
Al final de la partida, de las 27 que entraron a bailar en el certamen, la del patrón quedó de tercera y Muriel ganó con solo once años. Un jurado formado por expertos de la guisa de Francisco Jiménez, Álvaro Gantes, Gorka Rodríguez,  Alberto Méndez, Carlos Gayoso, Juan Crujeiras, Luis Moya, Mayte Fernández, Pepe Vázquez y Rubén Romero le pusieron la puntuación máxima. Muriel la hizo como a ella le gusta, líquida y con cebolla. Su abuelo, prefirió no echarle, pero ambos convencieron en el arte de mezclar la patata con el huevo, “caseros, siempre de casa y aceite de oliva del bueno”, decía la abuela desde la barrera. 
Y es que los dos familiares que se subieron al podio pertenecen a una saga de “cocinillas”. Retornados hace 35 años de Argentina, el matrimonio se instaló en O Castrillón. A todos les encanta cocinar y la tortilla “la llevamos haciendo toda la vida”. También se trajeron recetario del otro lado del charco y triunfan con su pastel de patata y todo un arsenal de dulces. Igual es por eso que los padres de Muriel abrieron la bodega Órdenes, donde ella practica sus dotes para la cocina. Con ellos a su vera ganaron el primero premio en Eirís en 2015 y 2016. 
Las de ayer venían calientes y todavía lo estaban cuando los especialistas emitieron su veredicto. O Castrillón es tortillero. Lo confirman los cerca de 30 que se pusieron a pasar la patata a media tarde y los que esperaban detrás de la valla para catarlas: “A ver cando nos dan”. 
Y es que la lluvia amenazaba por momentos. Tanto que antes de proclamar a los vencedores, el presidente de la asociación de vecinos O Castrillón-Urbanización Soto IAR, Ramiro Otero, anunció que el concierto de los Hot Chocolates se trasladaba al centro cívico. 
De segunda, quedó la de Dorinda Marcón y todos, ganadores y vencidos, se fueron a bailar swing a cubierto en unas fiestas que hoy siguen con dos talleres medioambientales, un encuentro de juegos tradicionales, los espectáculos de Sue Moreno y Noite Bohemia y la orquesta Compostela. l

Reportaje | Abuelo y nieta copan el podio del concurso de la tortilla