Descienden los casos activos en el brote de A Mariña hasta los 140

Dos pescadores preparan las redes en el puerto del pueblo de Burela, Lugo, que sigue una jornada más confinado a causa del brote en A Mariña | eliseo trigo (EfE)
|

El brote de coronavirus que registra la comarca de A Mariña lucense sigue en descenso al reducir  ayer sus casos activos a 140, lo que supone once menos que este miércoles, tras registrarse catorce altas y tres positivos.

Así lo informó ayer el área sanitaria de Lugo, A Mariña y Monforte de Lemos, que señaló que de las 92 PCR realizadas en la última jornada, tres han resultado positivas y catorce personas han recibido el alta tras superar la enfermedad, lo que sitúan los casos en 140.

Desde el inicio del brote las personas afectadas por Covid-19 que se han curado sobrepasan las 70 y han recibido al alta tras superar esta enfermedad.

De los 140 casos activos “la mayoría son asintomáticos o presentan síntomas de carácter leve”, han destacado por parte del área sanitaria. De ellos, cinco personas con Covid-19 se encuentran ingresadas en el Hospital Público da Mariña y “su evolución es favorable”.

Simón constata la tendencia
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ratificó ayer la mejoría en la situación del brote de coronavirus que afecta a la Mariña lucense, cuya buena evolución constató.

“Parece que evoluciona muy favorablemente. (...) Tenemos que seguir con cuidado su evolución, pero parece que va muy bien”, sentenció, antes de incidir en que el camino de casos en los últimos días es descendente.

Desde hoy, los ayuntamientos de A Mariña retomaron la actividad tras el levantamiento del cierre de la comarca, salvo Burela que sigue confinada, aunque se mantienen medidas restrictivas respecto a aforo de locales. 

La nueva situación ha permitido que, diez días después del cierre, la oficina de Turismo de Viveiro haya atendido a visitantes de nuevo, al igual que en Ribadeo, donde también se han dejado ver peregrinos del Camino de Santiago, según fuentes del sector hostelero.

Además, en Foz se celebraron ayer, diferentes actos con motivo de la festividad del Carmen, patrona de los marineros. Este año, al igual que en otras localidades costeras de la comarca, donde se celebra esta festividad, no hay fiesta, pero sí pasacalles y actuaciones musicales, aunque con aforo limitado y en sillas, como mandan los protocolos.

Asimismo, con la nueva situación, los municipios levantan limitaciones. Es el caso del ayuntamiento de Viveiro, reabrió ayer los parques, pabellones municipales y baños públicos que con ocasión del rebrote habían sido clausurados.

A pesar de ello, la alcaldesa, María Loureiro, pidió “responsabilidad” y “concienciación” a los vecinos y visitantes, al tiempo que emplaza al cumplimiento de las medidas preventivas en vigor.

Ayudas al turismo
Además, la Xunta anunció ayer que pondrá en marcha medidas específicas de impulso a la promoción y reactivación turística de A Mariña lucense para reducir el impacto que la crisis sanitaria está teniendo en esta comarca y generar liquidez en su tejido empresarial.

En esta coyuntura, el conselleiro de Turismo y Cultura en funciones, Román Rodríguez, reiteró el “firme compromiso” del Gobierno gallego y ratificó  que se trabaja en varias líneas simultáneas de ayudas a la comarca.

Descienden los casos activos en el brote de A Mariña hasta los 140