En Marea cambia las empresas para sus primarias tras detectar que dieron las claves del censo

Villares, junto a Ana Seijas, Gonzalo Rodríguez y Victoria Esteban | óscar corral (efe)
|

El Consello das Mareas decidió ayer cambiar a las empresas que gestionaban las elecciones internas de En Marea tras detectarse que se facilitaron claves para acceder al censo de forma irregular.
La reunión en la que se tomó esta decisión estuvo marcada por la ausencia de los críticos, que decidieron no participar al entender que se trata de “una burla y una estafa”, según denunció Daniel Calvete a las puertas de la sede de la formación en Compostela, acompañado por Oriana Méndez y Paula Rodríguez.
Las elecciones internas para elegir a la nueva dirección de En Marea debían celebrarse a principios de mes pero por supuestas irregularidades en el censo se pusieron en marcha dos investigaciones que revelaron entradas desde cuatro direcciones IP, todas ellas compartidas por militantes de Esquerda Unida, apuntaron.
Para la dirección de En Marea, según explicaron ayer el portavoz de En Marea, Luís Villares, candidato a ser reelegido, el responsable legal del partido, Gonzalo Rodríguez, y las viceportavoces de la formación, Ana Seijas y Victoria Esteban, existía “voluntad de hacer trampas”, por lo que son necesarias una serie de medidas de seguridad, que comienzan por el cambio de empresas.

EU desmiente la intervención
Sin embargo, para la dirección de Esquerda Unida, que no ha tenido acceso a las auditorías, esas “informaciones son falsas” y, con ellas, “atacan, difaman y calumnian” a la organización que lidera la diputada Eva Solla. 
Las dos corrientes enfrentadas en el proceso de primarias de En Marea son la lista “Coidando a Casa” encabezada por el actual portavoz, Luís Villares; y “Entre todas”, liderada por el exdiputado en las Cortes David Bruzos y arropada por Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas municipales de A Coruña, Santiago y Ferrol.
Además, el Consello das Mareas decidió ayer poner en marcha seis “medidas técnicas” que implican, entre otras, prescindir de las empresas gestoras del censo electoral y del sistema de votación para sus primarias, con el fin de que la Comisión de Ética y Garantías levante la paralización de este proceso.
Así, se cambiará la empresa del sistema de votaciones, puesto que “había restricciones de carácter técnico que impedían” realizar los “reparos” perceptivos para que Garantías permita reanudar las primarias. En todo caso, tal y como insistió el portavoz, fijar una fecha para las votaciones “corresponde exclusivamente al Comité Electoral”.

“Doble sistema” de garantías
A raíz de las periciales, el Consello ha propuesto cambios que también harán que los inscritos tengan que generar nuevas claves de acceso, que recibirán a través de un SMS, tanto antes como después de depositar su voto. Se trata, en palabras de Villares, de un “doble sistema de garantías” que hace “casi imposible un intento de suplantación de identidad”. Asimismo, se contratará un servicio de auditoría externo “que verifique la limpieza” de las votaciones cuando se celebren y se escribirá en las papeletas los nombres completos de las personas que integran cada una de las candidaturas, lo que antes “no era posible” y era una “anomalía”, en palabras de Villares.
Preguntado sobre cuándo se reanudará la votación, Villares reiteró que esta decisión “corresponde exclusivamente al Comité Electoral” siempre que la Comisión de Garantías, que se reunirá “de forma inminente”, levante la suspensión de las votaciones.
No obstante, en declaraciones a los medios antes del inicio de la reunión, el miembro del Consello Xurxo Triñanes había afirmado que la dirección sugeriría realizar las votaciones “antes de fin de año”.
Sin embargo, los críticos, en boca de Calvete, protestaron por la actuación: “Hubo un plenario en el que se tomaron una serie de acuerdos que no se están cumpliendo”, esgrimió, para después denunciar que es la coordinadora, un “órgano en funciones”, la que “usurpa las funciones del Comité Electoral”.

“Convocatoria inmediata”
Así las cosas, Calvete exigió “convocar de forma inmediata las elecciones”, ya que, a su modo de ver, “está demostrado” que “no hubo manipulaciones del censo”, y pidió “retirar la denuncia ante Fiscalía” contra los dos miembros del Comité Electoral.
“En Marea es una organización política que siempre predicó los principios de fraternidad. No entendemos cómo se puede tomar una medida que puede llegar a entre seis meses y dos años de prisión como consecuencia de esta denuncia”, censuró.
Sobre la “pérdida de confianza” aludida por los críticos, Villares apuntó que el compromiso político de En Marea “es con las personas inscritas”, por lo que no van a “encubrir ninguna conducta de hechos que son ilícitos”.

 

Bruzos acusa a la dirección de apoyarse en “auditorías secretas”

El cabeza de la candidatura “Entre todas” al Consello das Mareas, David Bruzos, calificó de “farsa” la reunión mantenida por el máximo órgano político de En Marea, ya que “no tiene legitimidad” y está “en funciones” al permanecer paralizado su proceso de renovación desde el pasado 1 de diciembre. Bruzos culpó al portavoz de En Marea, Luís Villares, y al resto de miembros de la dirección de “atrasar las votaciones”. Según el cabeza de la candidatura de los críticos, “no hubo regularidades” en el proceso de primarias, sino que la paralización fue “una estrategia de atrasar todo lo posible las votaciones”. En este sentido, la candidatura “Entre todas” acusa a Villares de “echar balones fuera” y apoyarse en informes periciales “que son secretos”.

En Marea cambia las empresas para sus primarias tras detectar que dieron las claves del censo