La lluvia arruina la previsión de los hoteles, que ya es un 5% más baja que el año pasado

|

El Ideal Gallego-2011-07-27-011-679d524a nagore menayo > a coruña
  Mal verano el que está sufriendo el sector hotelero en la ciudad. El mal tiempo registrado durante todo el mes de julio ha hecho caer la ocupación hotelera por debajo de la previsión que los hoteleros mantenían para el primer mes fuerte del verano. Los únicos días que han sido capaces de levantar un poco la media de ocupación en la ciudad fueron los el pasado puente de Santiago.
Durante este último fin de semana, los hoteles han estado llenos “a un 90%”, según aseguraba ayer el presidente de Hospeco, Francisco Canabal. A pocos días de cerrar el mes, el empresario lamenta la caída generalizada en todos los establecimientos de hotelería de la ciudad y afirma que “si llegamos al 70% de ocupación nos podemos conformar”.
La previsión para agosto no es mucho mas halagüeña. Los empresarios habían calculado que para el próximo mes habría un lleno de hasta el 85% pero, según las nuevas previsiones, esa cifra bajará “casi seguro” hasta el 80%.
Por tanto, según los cálculos de los empresarios de hospedaje, la ciudad habría perdido un 5% de clientela durante este verano con respecto al mismo periodo de 2010.

Pánico a gastar > Aunque el tiempo tan nefasto que ha hecho durante todo el mes no ha ayudado nada a que los turistas se decantaran por A Coruña como ciudad para pasar sus vacaciones, el presidente de Hospeco encuentra otra justificación a este descenso, que se suma a la cuestión meteorológica. “La gente tiene pánico a gastar con esto de la crisis”, apunta el empresario. “La crisis está durando demasiado y la gente, lógicamente, no tiene dinero para gastar en hoteles”, lamenta Canabal. Por este motivo argumenta que “se está retrocediendo hasta los niveles de 2008”, cuando comenzó toda la desaceleración económica.
Esta situación obliga a los empresarios a entrar en una dura lucha por ofrecer los precios más competitivos, que resulten atractivos a los clientes y les hagan decantarse por uno u otro alojamiento. Para al presidente de la asociación, esta práctica “es peligrosísima” y, en su opinión, no debería llevarse a cabo.
Sin embargo, es consciente de que ante la pérdida de clientela, los empresarios tratan por todos los medios e recuperar visitantes, con todas los mecanismos a su alcance. Estas prácticas, han desencadenado una bajada consecutiva de los precios de hasta un 7% en un año. Estos datos eran los que barajaba la asociación de hoteleros a principio de temporada, pero puede que al final del verano, el porcentaje se haya incrementado, ante la salida de nuevas ofertas y promociones para atraer a más clientes.
“Estamos entrando en la dinámica europea del low cost”, critica Canabal. “A la gente le atrae más el aspecto económico que el turístico y si encuentran ofertas para Vigo, allí se van, y si son para otro sitio, pues cambian el destino”, lamenta el empresario. La inmediatez que proporciona internet a la hora de realizar una reserva de hotel y la introducción masiva de los clientes en la utilización de las nuevas tecnologías han propiciado esta cultura de la última hora en el turismo.
Canabal afirma que los clientes suelen esperar hasta el último momento para encontrar las mejores ofertas, y buscan “hasta encontrar unos euros de diferencia a la hora de elegir el hotel donde hospedarse”. Por ello se mantiene la alta competitividad entre los diferentes establecimientos de la ciudad durante todas las temporadas, pero se hace más notable en verano.
La baja afluencia de turistas este año, según la interpretación del hotelero, también responde a que en el resto del país no ha habido temperaturas muy elevadas, como en años anteriores. “Todos aquellos que cada verano llegan a Galicia huyendo del calor de otras zonas, no han necesitado venirse hasta aquí este año para encontrar temperaturas más frescas, porque no ha hecho tantísimo calor en el resto de España”, asegura Canabal.

La lluvia arruina la previsión de los hoteles, que ya es un 5% más baja que el año pasado