Las sanciones relacionadas con la movilidad caen un 37% en este mandato

El Ideal Gallego-2019-05-13-015-adac5918
|

Aparcar en A Coruña siempre es difícil, tanto para los miles de conductores que a diario acuden al casco urbano desde el área metropolitana como para los propios coruñeses. El resultado es la doble fila o el aparcamiento en paradas de bus o en cualquier otro sitio indebido. En 2014, antes de la llegada al poder de la Marea Atlántica, el número de sanciones que se imponían por ese motivo, era de 32.144, según la memoria de la Policía Local. En 2018, ese número habría bajado a poco más de 20.000, según fuentes municipales. Es, decir, una caída de cerca del 37%. .

Conviene matizar estos datos, porque el epígrafe de denuncias de “ayuda a la movilidad” que es como se engloba a esta clase de sanciones, sí que experimentó un impulso nunca visto durante el mandato de Xulio Ferreiro, pero este incremento se debe casi exclusivamente a la instalación de cámaras en La Marina que multan a los vehículos privados que pasan por la avenida de Montoto, por donde solo está permitido circular al transporte público y a algunos vehículos con permiso. 


Así, por ejemplo, en 2017, último año del que se tienen datos oficiales, el número de multas de “ayuda a la movilidad” fue de 60.485. Pero de estas, “circular con un vehículo no autorizado por una vía de circulación restringida fuera de los casos y horarios permitidos” fueron 36.187
Por cámara 
En el caso de 2018, las fuentes consultadas apuntan a que esta clase de multas sumarían cerca de 42.000, pero hay que restar unas 22.000 de esas cámaras de La Marina, que siguen funcionando, y que siguen “cazando” a cerca de 60 conductores al día, en su mayor parte despistados que rara vez acuden a la ciudad y que ignoran las señales en su marcha hacia (por lo general) el Hospital Abente y Lago. 
Aunque 60 multas al día puedan parecer, muchas, hay que tener en cuenta que su numero se ha reducido espectacularmente en solo un año, casi un 40%, un dato que todavía es más sobresaliente si se tiene en cuenta que las cámaras se activaron meses después de que hubiera comenzado 2017.
Solo de 2017 a 2018, las denuncias que se tramitan por aparcamiento indebido sufrieron un desplome considerable, en torno a un 47%, pasando de 968 a 522. Y eso que en 2017 ya se habían impuesto 259 multas menos por aparcar en paradas de bus y casi 200 menos por hacerlo en vías restringidas. Fuentes municipales lo achacan al conflicto laboral que vivió la plantilla de la Policía Local meses atrás, pero lo cierto es que, en 2014 se habían tramitado 1.400 sanciones por aparcar en un lugar reservado para el transporte público.

Las sanciones relacionadas con la movilidad caen un 37% en este mandato