La Cruz Roja calcula que el tifón que el viernes arrasó Filipinas dejó al menos 1.200 muertos

Dos hombres trasladan a una víctima del tifón EFE//FRANCIS R
|

La Cruz Roja de Filipinas calcula que unas 1.200 personas han muerto tras el paso el viernes del tifón “Haiyan” por el centro del archipiélago, informó ayer la emisora local ABS-CBN en su página web.
El tifón, que azotó Filipinas con ráfagas de viento de hasta 315 kilómetros por hora, arrasó la ciudad de Tacloban, en la costa este del país, donde la destrucción, según las autoridades del país, es “inimaginable”.
Después de que la localidad pasara varias horas incomunicada, ayer comenzaron a llegar imágenes de la destrucción de Tacloban: viviendas completamente destruidas, carreteras intransitables por el gran número de postes de luz y todo tipo de objetos arrastrados, y árboles totalmente desnudos.
“La devastación es total. Si has estado en Tacloban antes, ni podrías reconocer la ciudad ahora”, dijo un alto cargo del Ejército, el teniente Jim Alagao.
Tanto la ministra de Bienestar Social y Desarrollo, Dinky Soliman, como el director ejecutivo de Consejo de Gestión y Reducción de Desastres, Eduardo del Rosario, se encontraban de camino a la ciudad, que además ha sufrido inundaciones por una fuerte subida de las mareas.
A pesar de los cálculos de la Cruz Roja, el número de muertos oficial es de 138, mientras que otras 14 personas resultaron heridas y al menos 4 están desaparecidas, según indicó en su último informe el Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres del país.
La agencia PNA señaló además que unos cuatro millones de personas de 36 provincias de Filipinas se han visto afectadas por “Haiyan”, calificado por los servicios meteorológicos como un “súper tifón”, ya que sus vientos superaron los 240 kilómetros por hora. Por su parte, el Ministerio de Bienestar Social y Desarrollo apuntó que más de 487.000 personas se encuentran en 2.467 centros de evacuación, y pidió ayuda de los voluntarios para empaquetar la ayuda humanitaria que será distribuida entre los afectados.
Reynaldo Balido, portavoz del organismo gubernamental, indicó que se espera que las cifras de víctimas aumente en las próximas horas cuando llegue los informes de las zonas devastadas.
Antes de la llegada de este último tifón a Filipinas, el vigésimo cuarto del año, los meteorólogos habían advertido de que podría tener un efecto devastados mayor que el tifón “Bopha”, que en 2012 dejó cerca de un millar de muertos.
Tras arrasar el centro y sur de Filipinas, “Haiyan” se encuentra en el Mar del Sur de China en dirección a Vietnam, donde las autoridades ya han iniciado la evacuación de unas 100.000 personas. El servicio meteorológico de Filipinas informó de que se espera que antes de final de año pasen por el país otras cuatro fuertes tormentas.

La Cruz Roja calcula que el tifón que el viernes arrasó Filipinas dejó al menos 1.200 muertos