El chófer de Bárcenas se niega a declarar en el juzgado sobre el robo de papeles del PP

Sergio Ríos, que fue chófer de Luis Bárcenas | luca piergiovanni (efe)
|

Sergio Ríos, quien fuera chófer de Luis Bárcenas, se acogió ayer a su derecho a no declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea sobre su posible implicación en la operación “Kitchen”, el operativo policial que se habría puesto en marcha en 2013 para sustraer al extesorero del PP documentación sensible sobre el partido, según informaron fuentes jurídicas.
El magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6 citó a declarar como investigado a Ríos a petición de la Fiscalía Anticorrupción para que aclarase si fue contratado por el operativo presuntamente liderado por los comisarios José Manuel Villarejo y Enrique García Castaño y sufragado con fondos reservados para hacerse con los documentos que Bárcenas se habría llevado del partido cuando fue despedido.
El exchófer y ahora policía nacional estaba convocado en la Audiencia Nacional a las 10.00 horas, pero llegó con más de una hora de antelación. Pocos periodistas gráficos había a esa hora en la sede del tribunal y los que había pudieron fotografiar al investigado pero no su rostro, ya que iba cubierto por un casco de moto que solo se quitó cuando entró en el edificio que alberga las salas de vistas.
Ríos esperó en las dependencias de la Audiencia Nacional hasta la llegada de los fiscales Anticorrupción y del juez De Egea y la declaración comenzó sobre las 10.20 horas. Apenas media hora después tanto el abogado del exchófer como los representantes del Ministerio Público salieron.

Con casco en todo momento
Ríos se acogió a su derecho a no declarar y no explicó el motivo por el que no quiso contestar a las preguntas de los fiscales o del juez, aunque tampoco está obligado a argumentarlo, según indicaron las fuentes consultadas. El instructor no le ha impuesto ninguna medida cautelar.
El último en salir de las dependencias del tribunal fue el propio Sergio Ríos, que lo volvió a hacer con el casco de moto puesto para que las cámaras de televisión y los fotógrafos, mucho más numerosos a esa hora, no pudieran captar ninguna imagen de su rostro. A paso rápido, se dirigió hacia una calle paralela a la Audiencia Nacional, donde se subió en su motocicleta y se marchó sin hacer comentarios.

El chófer de Bárcenas se niega a declarar en el juzgado sobre el robo de papeles del PP