Ni la lluvia, ni los coches, ni el churrasco logran batir al burro Genaro

El Ideal Gallego-2014-09-15-010-74dfcbc0
|

La oferta era amplia, y variada, pero al final fue un asno de nombre Genaro el que acaparó toda la atención. Él y su dueño, Alberto, se hicieron con el primer puesto en la tercera edición de la Carrera de Burros de Abegondo, que empieza a convertirse en cita obligada del área metropolitana en los últimos coletazos del verano. 
Y no es que no hubiera opciones en el campo da feira de San Marcos. Ayer coincidían en el recinto varios eventos, que lograron congregar a cientos y cientos de visitantes de toda la comarca a pesar del aguacero que a primera hora amenazó con ensombrecer la jornada. 
No lo logró, y fueron muchos los que desde por la mañana se acercaron a los múltiples puestos instalados. Por un lado, los del mercado agroalimentario que impulsaba el Ayuntamiento para promocionar los productos autóctonos: cerveza artesanal, queso, mermelada o miel fueron algunos de los productos que se pudieron degustar. “Muchas de estas experiencias están teniendo éxito porque son producciones de calidad, muy bien cuidadas y con mucho trabajo”, destacaba José Antonio Santiso, alcalde del municipio y presidente de la Reserva da Biosfera, que se acercó a conocer la oferta de los emprendedores.
A pocos pasos, el visitante pudo darse una vuelta por el mercado de segunda mano y trueque que auspiciaba la Reserva da Biosfera, con el que una treintena de vecinos trata de proporcionar una nueva vida a sus pertenencias en desuso, desde libros hasta ropa o discos de vinilo. O una mecedora. 
Al mismo tiempo tenía lugar en San Marcos la concentración de vehículos clásicos que organizaba el Automóvil Club de Galicia, que logró reunir una veintena de coches de diferentes épocas que llamaron la atención de los presentes. Todo ello, aderezado con las raciones de pulpo y churrasco que se ofrecían para mantener altos los ánimos en espera del certamen central, la carrera.
Y llegó la hora y todas las miradas se volcaron los animales, un evento que con sus múltiples pruebas deja un nuevo campeón en lo que es ya la cita lúdica de la comarca. 

Ni la lluvia, ni los coches, ni el churrasco logran batir al burro Genaro