El Depor logra una trabajada victoria frente al Unionistas

Unionistas vs Deportivo de la Coruna. Photo: Cesar Cebolla / ALFAQUI
|

El Deportivo sigue aclimatándose a Segunda División B y, al menos, los resultados le van acompañando en ese camino de adaptación. Con más pena que gloria, con más sufrimiento que soltura, el equipo herculino sacó adelante el tercer choque, ante el Unionistas. Hizo valer un golazo de oro del debutante Héctor Hernández en el primer minuto de juego y, aunque no supo concretar sus transiciones ofensivas para tener un final de partido tranquilo, conservó la ventaja y cerró el segundo triunfo con apuros.

Héctor fue el goleador y Keko Gontán repitió como el faro del equipo en ataque. El de Brunete es a este Deportivo lo que la Torre de Hércules a los barcos que quieren acceder al puerto de A Coruña. Guió a la victoria con un pase y buscó más con acertadas intervenciones en ataque mal resueltas por los que le acompañan.

El Deportivo, que sigue buscando su norte futbolístico, tuvo que variar el once por las bajas. Borja Granero se quedó en el banquillo, Salva Ruiz y Eneko Bóveda no pudieron viajar a Salamanca por lesión y Fernando Vázquez, al que le queda un partido más en la grada para acabar de cumplir la sanción que arrastra de la temporada pasada, apostó por un solo delantero centro, Claudio Beauvue, al que arroparon Lara y Keko. En el banquillo se sentó el venezolano Miku, con el que había probado por la semana en los entrenamientos.

Jorge Valín entró al once en el lateral derecho, Derik suplió a Granero, Héctor Hernández se estrenó tras haber superado una lesión en la zona inguinal, y el centro del campo lo volvieron a compartir, como en las anteriores jornadas, Celso Borges, Álex Bergantiños y el uruguayo Nacho González.

El partido se le puso de cara al Deportivo antes de que muchos aficionados lograran conectar con la plataforma que retransmitía el partido.

Por suerte, el equipo estuvo mucho más entonado que el operador televisivo en los compases iniciales. Amenazó en la primera acción con una volea de Nacho González y marcó acto seguido con una acción de laboratorio. Keko Gontán sacó desde el córner para la frontal y allí, escorado al perfil izquierdo, apareció Héctor Hernández, que se estrenó de la mejor forma posible con la elástica blanquiazul. El ex del Numancia colocó el balón en la escuadra del palo largo de la portería del Unionistas. Un golazo que el Deportivo defendió como un tesoro.

El equipo coruñés tuvo que alterar el plan de partido inicial por la lesión (con mala pinta) de Derik Osede en los primeros minutos del partido. Tuvo que pedir el cambio y fue sustituido por el centrocampista Uche Agbo. Álex Bergantiños retrasó su posición al eje de la zaga junto a Mujaid.

Unionistas pidió penalti por una mano de Mujaid Sadick que el colegiado no castigó (al límite del área) y Lara también dio el susto por unas molestias de las que pudo sobreponerse para seguir en el terreno de juego.

El equipo salmantino se basó, como el Salamanca y el Compostela, en el orden y eso le generó problemas al Deportivo antes de la media hora de juego. Uche, de menos a más, ayudó a dar consistencia al centro del campo.

Álex Rey, que pasó por la cantera del Celta de Vigo y que pertenece al Lugo, con el que ya tuvo protagonismo en Segunda División, llevó peligro a la portería de Carlos Abad, pero, su primer aviso se marchó fuera y el segundo, tras una pérdida de Mujaid, lo sacó a la esquina el guardameta al borde de un descanso, al que llegó con amarilla Nacho por una falta en la medular.

En la segunda mitad, el cuadro charro adelantó unos metros la presión para intentar complicarle más la vida al Deportivo.

El equipo coruñés tuvo una de sus mejores opciones para ampliar la renta en una jugada personal de Jorge Valín, pero su disparo fue despejado por Serna.

Unionistas dio un paso al frente y al Deportivo le costó contrarrestarlo. Ese movimiento adelante de los salmantinos descubrió vías de agua en el propio equipo charro y también en la cobertura deportivista, que concedió muchos centros laterales y tuvo dificultades para defenderlos.

El Deportivo, sin embargo, fue incapaz de aprovechar las autopistas que quedaron en el Reina Sofía. Las más nítidas fueron para Beauvue, que rozó el tanto con un cabezazo desviado a quince minutos para la conclusión del choque.

Al equipo le faltó tranquilidad y cabeza en ataque, le sobraron precipitación y malas decisiones. Tampoco mejoró en esos aspectos con la entrada de jugadores como Borja Galán y Miku en la recta final del partido.

Y al final, le tocó sufrir, como en el Vero Boquete de San Lázaro una semana antes. Unionistas se volcó, volvió a pedir un penalti de Mujaid y se paseó por el área blanquiazul con demasiada facilidad. En el descuento tuvieron el empate De la Nava y Marín. Por suerte para el Deportivo, en Segunda B la definición tampoco es el fuerte de los rivales. Hay que corregir y progresar y eso es más sencillo ganando.

El Depor logra una trabajada victoria frente al Unionistas