Depor, ahora o nunca

Entrenamiento Depor 190525 Susana Lopez-19_16305579
|

Último tren para el ascenso. Final. Sin margen de error. Solo vale ganar. Partido a vida o muerte o cualquiera de los epítetos épicos aplicables al mundo del fútbol encaja como un guante para describir la necesidad extrema de un Deportivo obligado a sumar de tres en tres ante el Mallorca y de este modo seguir con sus aspiraciones de encaramarse a los seis primeros puestos de la clasificación.

La irregular temporada rubricada por los blanquiazules —con una segunda vuelta caracterizada por la pérdida de identidad y un tembleque paralizante— aún tiene remedio.

Aunque complicado, el RC Deportivo sigue al acecho para acceder al otrora repudiado y ahora mismo ansiado ‘play-off’ de ascenso.

El punto salvado ayer  popor el Cádiz ha complicado los sueños de un entorno deportivista, cuyo conjunto se ha quedado a tres de los pupilos de Álvaro Cervera.

Sumando los nueve puntos que restan de competición, ante Mallorca, Elche y Córdoba —los dos últimos, sin aspiraciones reales—, la escuadra coruñesa acariciaría la promoción.

Pero para ello es necesario e imprescindible recuperar el carácter de equipo ganador en casa, la misma que se ha evaporado desde el 20 de enero frente al Albacete.

Enfrente, esta noche el Depor se medirá a uno de los conjuntos revelación del presente curso, un recién ascendido desde Segunda B como el Mallorca que ha encontrado en Vicente Moreno a un auténtico gurú, capaz de guiar a una formación limitada a la quinta posición clasificatoria, con seis puntos más que el Depor, 57.

Además, el 1-0 en contra cosechado en Son Moix por el cuadro entonces entrenado por Natxo González ‘obliga’ a una victoria por dos tantos o más de diferencia para asegurar el factor ‘golaverage’ en caso de empate con los insulares.

Equipo ‘tipo’
A pesar de que frente al Lugo el Deportivo hizo apología del estatismo y la incapacidad, el míster José Luis Martí seguirá confiando en la base de su once en el Anxo Carro, quizá con la entrada de Borja Valle en lugar de uno de los dos interiores, el ‘desconocido’ Fede Cartabia o el ‘inadaptado’ Nahuel Leiva.

Es decir, siempre con el salvador Dani Giménez bajo palos, la defensa estaría configurada por Duarte y Martí en el eje, flanqueados por Bóveda y Saúl en los costados.

El cemento lo aportará en la medular Álex Bergantiños y el tiralíneas, Edu Expósito.

En punta de lanza, como viene siendo habitual, dos delanteros temibles del calado de Quique González y Carlos Fernández, que deben suplir con fantasía y calidad la falta de caudal ocasionada por una medular cuyo engranaje sigue chirriando incluso después de 39 jornadas.

Con el objetivo de mantener enchufada a toda la plantilla, el técnico ha convocado a los 25 profesionales del primer equipo, así que habrá siete descartes (Krohn uno de ellos) antes del pitido inicial.

El Deportivo se topará con un Mallorca al que en se le ha atragantado la ensaimada en diversas salidas hasta perder con dos moribundos como Córdoba y Nàstic.

Fuera de casa, los ‘bermellones’ no asustan y solo han arañado 19 puntos en otras tantas jornadas. Riazor debe ofrecer su cara más sólida e inexpugnable para que esta estadística no mejore.

Depor, ahora o nunca