La hija de la víctima de Monte Alto denuncia falta de apoyo municipal

El crimen tuvo lugar en la calle Gerión | patricia g. fraga
|

La hija de la mujer de 73 años fallecida en Monte Alto, presuntamente a manos de la expareja de aquella cuando se llevó a su hija de 21 meses, denunció ayer que todavía no se han puesto en contacto con ella los Servicios Sociales del Ayuntamiento, a pesar de la precaria situación en la que se encuentra. Resulta que su madre era su principal apoyo económico, vivía en su casa, situada en la calle Gerión, y no puede pagar el alquiler tras la muerte de esta. La mujer, cuyas iniciales son C.A., está empleada en una pizzería, pero el dinero que gana no le alcanza para sostenerse a ella y a sus dos hijos, el menor de los cuales, el que fue objeto del rapto de su padre, ya está bajo la custodia de la Xunta.
El Gobierno municipal, en declaraciones a la Radio Coruña, afirma que garantiza el apoyo a esta mujer y sus dos hijos a través del protocolo para víctimas de violencia de género con el ofrecimiento de ayudas económicas y de conciliación. Según la concejala de Xustiza Social, Silvia Cameán, funcionarios municipales se han puesto en contacto con la afectada, algo que ella niega.
Por otro lado, su hijo mayor, de menos de diez años de edad, permanece confiado al cuidado de una amiga, aunque sobre ambos vástagos pesa una orden de protección, dictada por el Tribunal Superior de Xustiza.
 

De un golpe
Los cuatro llevaban poco más de un año viviendo en el número 5 de la calle de Gerión, en el barrio de Monte Alto, donde se personó el padre de los pequeños en la noche del domingo al lunes con la intención de llevarse a la bebé que estaba al cargo de la abuela. La septuagenaria, una mujer menuda, no presentaba heridas por arma blanca, por lo que la muerte pudo deberse a un golpe durante una disputa.
A las 23.30 horas, el hombre apareció con la niña en la pensión. A las cuatro, su expareja descubrió el cuerpo rodeado de sangre y avisó a un compañero de trabajo que la había dejado minutos antes. Allí, se personó la Policía Local, que puso el caso en manos de la Nacional. Se activó la búsqueda y en menos de dos horas, los agentes del 091 y la Guardia Civil lo cogieron in fraganti en el hostal, sin darle tiempo siquiera a reaccionar.

La hija de la víctima de Monte Alto denuncia falta de apoyo municipal