Cedidos, pero blindados

|

Hace un par de temporadas, en la recta final del mercado invernal, el Villarreal le hizo una faena al Lugo. Repescó a Pedraza, que estaba cedido en el conjunto gallego, acogiéndose a una de las cláusulas del contrato de préstamo, pagó unos 300.000 euros por él y lo mandó al Leeds United. El equipo de la segunda división inglesa lo incorporó cedido con una opción de compra que al final no ejecutó. El damnificado fue el equipo lucense. Perdió al jugador que había marcado la diferencia hasta su salida. 

Aquel movimiento no gustó en Lugo. “Lo que no puede ser es que tres días antes de que acabe el mercado se nos diga: señores, este chico se va al Leeds. Lógicamente hay una cláusula de salida, pagándola el CD Lugo no tiene nada que decir, pero las formas no son esas”, reprochó entonces el presidente rojiblanco, Tino Saqués, al Villarreal. Pedraza no triunfó en Inglaterra y el Lugo se quedó fuera de la promoción de ascenso, a la que aspiraba cuando el extremo estaba en sus filas.

¿Le puede pasar algo similar al Deportivo esta temporada? Algunas fuentes han confirmado a este diario que lo que le sucedió al Lugo no le puede ocurrir al Deportivo. Al menos, sin una negociación previa que sea satisfactoria para la entidad blanquiazul.
Y es que el Deportivo no ha aceptado cesiones que incluyan opciones que permitan a los clubes de procedencia de los jugadores recuperarlos en el mercado invernal. Es decir, que si el Sporting de Lisboa, en el caso de Domingos Duarte; el Sevilla, en el de Carlos Fernández; o el Manchester City, en el de Pablo Marí, quieren volver a contar con esos jugadores para quedárselos o para traspasarles, tendrán que contar con la anuencia de la entidad deportivista.

El club no pondrá en peligro el ascenso por una operación de salida en el mes de enero. Los números están claros. El mejor ingreso no es el que pueda dejar el traspaso de un futbolista titular indiscutible en la plantilla que entrena Natxo González, sino los alrededor de 40 millones de euros en concepto de ingresos por televisión y competición que hay de diferencia entre estar en Primera División o quedarse en Segunda.  

Seguidos
El Deportivo, a través de la dirección deportiva que encabeza Carmelo del Pozo, ha acertado en la contratación de esos jugadores cedidos que están siendo fundamentales en el equipo y que son seguidos de cerca tanto por sus propios clubes como por terceros que están interesados en incorporarles.

Es el caso del Sevilla y Domingos Duarte. El conjunto hispalense, tal y como se apunta desde Andalucía, busca central y el deportivista es muy de su agrado. Pero lo dicho, primero, tendría que llegar a un acuerdo con el Sporting de Lisboa y, posteriormente, los lusos estarían obligados a negociar con el Deportivo y convencer a la escuadra blanquiazul, que no quiere desprenderse del luso. En fútbol, nunca se puede ser tajante, pero la probabilidad de que Domingos Duarte, Carlos Fernández o Pablo Marí salgan en el mercado invernal es, a día de hoy, remota.

Continuidad
Si la parte positiva es que el Deportivo no haya aceptado la inclusión de cláusulas que permitan a los clubes recuperar a los cedidos, la negativa es que para conseguir que Carlos y Duarte continúen la siguiente temporada tendrá que sentarse a negociar en verano. Dispone, eso sí, de opciones preferentes para que se queden. Por Pablo Marí si cerró una opción de compra.

 

UN CASO DIFERENTE
Alfonso Pedraza 
En la temporada 2016-17, fue cedido por el Villarreal al Lugo. Era una de las piezas claves del conjunto gallego, pero en el contrato de cesión figuraba una cláusula de repesca de unos 300.000 euros. El Villarreal la ejecutó en enero sin previo aviso.

Cedidos, pero blindados