Los sondeos encumbran a Rebelo de Sousa como presidente de Portugal

Portuguese presidential candidate Marcelo Rebelo de Sousa speaks with students during an election campaign event at a secondary school in Cascais, Portugal January 14, 2016. Portugal will elect their next president on January 24. REUTERS/Rafael Marchant
|

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa sería elegido presidente de Portugal directamente en la primera vuelta de los comicios que se celebraron ayer, según las encuestas conocidas al cierre de esta edición, cuyas proyecciones apuntaban a que De Sousa lograría más de la mitad de los votos.
Marcelo Rebelo de Sousa, un antiguo líder del Partido Social Demócrata (PSD) reconvertido en analista político, figuraba como favorito. La mayoría de las encuestas le concedían una intención de voto superior al 50%, lo que evitaría la segunda vuelta en un escenario donde el socialista Antonio Sampaio da Nóvoa figuraba a priori sin opciones.
Así, el hasta ahora presidente, Aníbal Cavaco Silva, pone fin a diez años de mandato que le han dado especial protagonismo en su parte final, a raíz de una inestabilidad política y económica que incluyó un rescate financiero y un abrupto cambio en el signo político del Gobierno, ahora en manos de la izquierda.
Cavaco Silva, aupado por los grupos conservadores, ha intensificado en los últimos meses sus llamamientos al consenso y la estabilidad, una consigna a la que previsiblemente tendrá que seguir agarrándose su sucesor. La figura del presidente es vista en Portugal como un mediador en caso de conflicto político.
La jornada de ayer se desarrolló con tranquilidad, con una participación que parecía superar la de 2011. La única nota discordante fueron las declaraciones del líder del Centro Democrático y Social-Partido Popular (CDS-PP), Paulo Portas, quien pidió el voto para el candidato conservador en plena jornada electoral. La Comisión Nacional de Elecciones de Portugal reconoció que las palabras de Portas pueden ser “entendidas como una declaración de apoyo a uno de los candidatos” y por eso los medios de comunicación social “deben cesar de transmitir la parte final de estas declaraciones”. “No es una prohibición, es una sugerencia dada la naturaleza de las afirmaciones”, señaló un portavoz del CNE.
Ahora queda por esclarecer si las palabras de Portas suponen un delito por realizar propaganda electoral en el día de las elecciones, lo que está penado con multa e incluso podría imponerse pena de cárcel. En casos similares en el pasado la pena de cárcel fue suspendida.  
Por otro lado, el Gobierno portugués propuso al ex primer ministro y ex Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) Antonio Guterres como próximo secretario general de la ONU.
“El Gobierno considera que su candidatura es un imperativo en un momento en el que, más que en ningún momento anterior, el mundo tiene que movilizarse para la paz y el desarrollo”, indicó el Gabinete luso.
Antonio Guterres, del Partido Socialista, fue primer ministro de Portugal entre los años 1995 y 2002, cargo desde el que dio el salto a la esfera regional primero, como presidente del Consejo Europeo, e internacional después, como Alto Comisionado de la ONU.
A pesar del marcado perfil internacionalista, la candidatura de Guterres tiene escasas posibilidades de éxito, porque se espera que el próximo titular de la Secretaría General de Naciones Unidas sea una mujer procedente del este de Europa.
El mandato de Ban Ki Moon, que ha ejercido la representación de la ONU desde 2007, expirará a finales de este año, de modo que las intensas negociaciones que preceden a estos procesos de selección obligan a abrir ya la carrera sucesoria.

Los sondeos encumbran a Rebelo de Sousa como presidente de Portugal