El temporal apaga la Torre y rellena la bahía en una jornada con 20 incidencias

El Ideal Gallego-2017-02-06-017-0fb52906
|

Sonó como un estallido en toda la ciudad, el último de una serie que dejó sin luz al faro que la ilumina desde hace siglos. La Torre se apagó pasadas las doce y media dejando fotos para el recuerdo y horas más tarde, la Autoridad Portuaria confirmó que el rayo se había cargado algunos equipos eléctricos que tendrán que ser reparados. Sin embargo, los técnicos desplazados la pusieron a funcionar a las 03.45 horas y la Torre volvió a destellar “La Coruña” con golpes de luz. 
Ya por la mañana, el concejal de Economía y Empleo Social, Alberto Lema, acudió a revisar el edificio que permaneció cerrado durante todo el día: “Estase procedendo a revisión de toda a instalación da Torre e o seu museo, debido as incidencias xeradas pola descarga eléctrica”. 
Hace cinco años que el Puerto sustituyó el pararrayos e instaló dos tomas de tierra. Sin embargo, fue insuficiente para detener al rayo que precedió a cinco salidas nocturnas de los Bomberos, a las que hubo que añadir otras 15 más a lo largo de la jornada de ayer. 
Desde el parque, explicaron que ninguna tuvo importancia, porque “son desperfectos que la gente va viendo”. Por la mañana, fueron a retirar cascotes del esqueleto de edificio que está en Vioño, antenas en la calle de José Sardiña Muiños, Tulipanes y Almirante Mourelle y planchas de cobre en el paseo de Ronda y el Muncyt. Acudieron al polideportivo de A Sardiñeira para desmontar una valla publicitaria que amenazaba con caerse. A pocos metros, una segunda se tambaleaba en la ronda de Outeiro y tras revisar un canalón en Emilio González, fueron a ver la cubierta de un edificio en Juan Flórez. Por la tarde, se trasladaron a la Domus y retiraron un cartel de la avenida de Oza. 
El temporal con vientos del sur y del suroeste provocó el efecto contrario a otras veces cuando pega del norte y arrastró arena del fondo hasta la playa. El fenómeno convirtió la bahía en un cinturón marrón más ancho de lo normal dejando paso para caminar desde el Matadero al Orzán sin mojarse los pies. Por otra parte, el área amaneció con un árbol cortando un carril de la DP9812 en Arillo y un segundo en Irixoa, en la carretera provincial que va a Monfero. 
De madrugada, los bomberos de Arteixo se desplazaron a la urbanización Sol y Mar de Oseiro por una uralita y varios contenedores de la avenida de Che Guevara en Santa Cristina aparecieron fuera de su parcela. 
También de noche, el dispositivo especial de seguridad del Ayuntamiento de A Coruña efectuó seis salidas por desprendimiento en vallados y fachadas, además de incidencias en el tráfico. La tormenta causó averías en quince semáforos. Cuatro se apagaron como la Torre y diez se quedaron sin comunicación. n

El temporal apaga la Torre y rellena la bahía en una jornada con 20 incidencias