La Marea reconoce que todavía no ha cerrado el plan de peatonalización de la Ciudad Vieja

Las concejalas del PP Begoña Freire y Rosa Gallego, en la comparecencia de ayer | lucía blanco
|

Las explicaciones del Gobierno local de la Marea sobre la inminente peatonalización de la Ciudad Vieja dadas ayer en el marco de la Comisión de Movilidad no convencieron al PP, que fue el encargado de acometer la primera fase de esta modificación cuando gobernaba en María Pita. Tras el encuentro de trabajo, la concejala Begoña Freire cargó contra “los continuos cambios y rectificaciones de la Concejalía de Movilidad” y reprochó que a menos de un mes de eliminar del todo el tráfico rodado del casco histórico el Ayuntamiento no tenga cerrado el proyecto.

El grupo municipal del Partido Popular se presentó en la comisión de ayer con la intención de acceder al plan de peatonalización de la Ciudad Vieja para poder analizarlo y opinar sobre el mismo antes de su aplicación sobre el terreno. Sin embargo, la concejala Begoña Freire se encontró con que le aseguraron que no se podía facilitar ningún informe porque “el documento no está cerrado” todavía.
Según incidió, desde el Consistorio le trasladaron que los papeles pertinentes se les facilitarán cuando esté completa la iniciativa. En esta situación, la edil que se encargó de poner en marcha la primera fase de esta medida hace ya unos años criticó que una modificación se aplicará en menos de un mes no esté cerrada. “Non hai nin planificación transversal: a transversalidade é a improvisación”, afirmó en alusión a la falta de información a los grupos de la oposición sobre el proceso. Freire también lamentó que no aportasen el plan de revitalización del casco histórico, que está pendiente de ser presentado.

La representante popular aseguró que lo único que recibió “fue un plano en blanco, señal de que no hay nada planificado, que todo lo que se vendió el pasado 14 de mayo era humo”..
En contraposición se quejó de que la fecha dada para la implantación se mantenga el 25 de junio “dado que no está cerrada ni una nueva organización del tráfico, ni el control de acceso, ni las alternativas de aparcamiento”. “Estamos ante un ejemplo más de que la improvisación es la materia más transversal del gobierno municipal”, reflexionó.

Una hoja por escribir
Al mismo plano que los grupos de la oposición tuvieron acceso los representantes de las asociaciones de vecinos y comerciantes la semana pasada, cuando mantuvieron una reunión con los concejales Xiao Varela y Daniel Díaz Grandío en la que esperaban haber tenido noticias de la planificación final. Sin embargo, desde el Gobierno local se les dijo que su petición de implantar la zona ORA en las plazas de estacionamiento que queden libres se estudiará y se les facilitó un plano para que marquen qué zonas querrían reservar para uso de residentes y empresarios.
Hoy mismo la agrupación vecinal tiene previsto celebrar una asamblea para intentar consensuar qué espacios le interesan a la gente, aunque alguna ya ha apurado el alquiler con las tarifas especiales que han ofrecido los tres aparcamientos subterráneos del entorno más próximo.

La Marea reconoce que todavía no ha cerrado el plan de peatonalización de la Ciudad Vieja