Industria calcula que el recibo de la luz bajará un 3% con el fin de la subasta

GRA006. MADRID, 14/01/2014.- El ministro de Industria, José Manuel Soria, momentos antes de presentar hoy la conferencia del secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, en el Foro de la Nueva Economía, en plena revisión del
|

El recibo de la luz de los consumidores acogidos a la tarifa regulada, unos dieciséis millones, estará directamente vinculado al mercado eléctrico mayorista a partir de abril, lo que permitirá ahorrar una media anual del 3%, de acuerdo a los cálculos del Ministerio de Industria.
Fuentes de Industria explicaron ayer remitirán a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia su propuesta para modificar el sistema para fijar el componente energético de la tarifa, que supone la mitad del recibo y que sustituirá a las antiguas subastas trimestrales.
El precio voluntario al pequeño consumidor –la antigua tarifa de último recurso– se compone mediante la conjunción de los peajes de acceso, que fija el Gobierno para retribuir las actividades reguladas; el componente energético y los impuestos.
Hasta ahora, el componente energético se determinada trimestralmente en unas subastas denominadas Cesur que aseguraban un precio fijo para los tres meses siguientes, aunque esto implicaba ciertos costes por cobertura financiera.
Con el nuevo modelo desaparecen las coberturas financieras incluidas en esas subastas –que suponen un sobrecoste anual de 300 millones, un total de 1.160 millones en los cuatro años de vigencia del modelo– dado que los consumidores pagarán en cada periodo de facturación exactamente el precio medio del mercado en esas fechas.
De hecho, los puntos de suministro que dispongan de contadores con discriminación horaria pagarán su consumo en función del precio registrado cada hora efectiva en el mercado.
Esto supondrá, según reconoció Industria, una cierta volatilidad –ya que el precio del mercado fluctúa en función de diversos factores, entre los que destaca la disponibilidad de producción renovable, que entra a cero euros y abarata el precio de cierre– aunque asegura que no será más que “unos pocos euros”, al alza o a la baja, en la factura final.
Además, al eliminar los costes financieros, la factura media de los consumidores acogidos a la tarifa se reducirá en torno a un 3%, según Industria, unos 200 millones anuales en total.

Industria calcula que el recibo de la luz bajará un 3% con el fin de la subasta