La Feria Medieval se despidió con una nueva jornada de alta asistencia

|

La XXIII Feira das Marabillas se despidió ayer con una jornada en la que contó nuevamente con una gran asistencia de visitantes. Además, ayer también fue el último día para la Feria de Artes Plásticas.
Desde el pasado jueves las calles de la Ciudad Vieja y diversas plazas como la de María Pita o la de Azcárraga volvieron atrás en el tiempo como cada año para recrear la época medieval.
Como es habitual, la ambientación, los productos gastronómicos y los artículos de diverso carácter que se ponen a la venta, volvieron a llamar la atención de miles de personas, tanto coruñeses como vecinos del área o turistas que estos días se encuentran en la ciudad.
Con una ambientación musical continua, la Feria Medieval vivió ayer su jornada de clausura con una masiva afluencia de personas. La conjunción de día festivo con el buen tiempo hicieron que fuese la opción elegida por muchos para pasear y quizá comer o comprar alguno de los productos que las decenas de establecimientos que la conforman ponen a la venta.

Cita muy esperada
Esta edición confirmó que la cita con el medievo es una de las más esperadas todo el año en la ciudad y, a pesar de que se echa en falta alguna novedad con la que aumentar su atractivo, volvió a ser irresistible para decenas de miles de personas durante estos seis días.
Por otra parte, ayer también concluyó la XVI Feria de Artes Plásticas, que estuvo ubicada como es habitual en los jardines de Méndez Núñez. Esta cita, que congrega a artistas del pincel y otros métodos de pintura, también atrajo a altas cantidades de visitantes, algunos solo de pasada para contemplar las creaciones y otros para comprar.

La Feria Medieval se despidió con una nueva jornada de alta asistencia