El área coruñesa sumó en solo una semana casi 2.000 casos activos de Covid

|

Las predicciones apuntaban a que después de la Navidad los números del Covid-19 iban a empeorar de forma significativa, pero quizá la ciudadanía no era tan consciente de lo que iba a ocurrir como los que manejaban los datos y las estadísticas. Por muchos llamamientos que se hicieron para evitar grandes reuniones, lo que certifican estos primeros días del año es que algo se hizo mal durante la época navideña y ahora la sociedad lo paga. Lo demuestra perfectamente la terrible semana que acaba de cerrar el área sanitaria coruñes: en solo siete días los casos activos se han incrementando en casi 2.000.

Concretamente son 1.983 enfermos más los que hay hoy con respecto a hace una semana. Los que van de los actuales 4.826 confirmados ayer por el Sergas –y camino de confirmar en 24 horas el traspaso de la barrera de los 5.000– a los 2.843 que había entonces. Y lo peor de todo es que no se atisba el pico.

Porque esta semana, lejos de estabilizarse la situación, ha empeorado más que en ningún momento de la pandemia. De media se han ido ganando 283 casos activos diarios en el área sanitaria, lo que lleva aparejado también un rápido incremento de las hospitalizaciones, que ya están literalmente al lado del máximo de 266 de la primera ola, es decir, de toda la pandemia. 

Según el último parte, hay en los centros del área sanitaria 264 ingresados, 108 más de los que había hace una semana, lo que supone que cada día los hospitales recibieron a una media de quince afectados más por Covid, de los que muchos se fueron a la UCI, donde hay doce personas más (38 en total) que hace siete jornadas. 

De hecho, en este momento de los 264 hospitalizados 237 están en el Chuac –33 en la UCI–, nueve en le Quirón –tres en críticos–, ocho en el Modelo –dos en la UCI– y diez en Cee.

Porque los contagios se dispararon durante esta semana, hasta el punto de que si tenemos en cuenta las altas y los casos activos, la media de nuevos enfermos se sitúa en 386 cada día y la tasa de positividad media por PCR que da el Sergas se situó en el 15%, lo que significa que de cada 100 personas del área que se hacen la prueba, 15 resultan positivos en coronavirus.

Los malos datos saltan también a lo que se refiere a las víctimas mortales por la pandemia, que sitúan su media esta semana por encima de las dos personas diarias (2,75 concretamente). A estos fallecidos se unió ayer un varón de 57 años, con patologías previas, que murió en el Chuac. 

Mientras, en lo que se refiere a la incidencia municipal, la ciudad de A Coruña y su área siguen cumpliendo los vaticinios expresados por las estadísticas y los datos tomados por el sistema de detección de Covid de la Edar de Bens, que sitúa en 7.000 personas las afectadas en la zona. Así, A Coruña ya eleva su incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes a 733, encaminándose, de no estabilizarse pronto, al límite de 1.000 marcado por la Xunta para imponer las máximas restricciones a ayuntamientos de más de 10.000 habitantes.
En ese índice y en ese nivel de restricción está ya Arteixo, cuya incidencia subió ayer a 1.667 casos. La barrera la pasó también Betanzos, con 1.034, mientras que se aproximan Cambre (951) y Sada (951). Además de estos municipios también incrementaron su incidencia acumulada Culleredo (664), Oleiros (500), Carral (695), Miño (382), Bergondo (480), Abegondo (611), Oza-Cesuras (922) y Coirós (755).

Colegios y residencias
En lo que se refiere a las aulas, la semana se cierra con 260  positivos más que como empezó, al sumar los centros educativos coruñeses 592 positivos en total, mientras que las clases cerradas pasan de siete a 21. 

En las residencias, si bien mejora la situación entre usuarios (seis en total) y trabajadores (16) de centros de mayores, sigue empeorando en la de los de atención a la discapacidad, donde hay cuatro contagios más (76 en total) y preocupan los 49 usuarios y 27 trabajadores de Pai Menni.

El área coruñesa sumó en solo una semana casi 2.000 casos activos de Covid