La agenda del procés revela los nombres de 40 personas que planificaron la ruptura

El expresidente de la Generalitat Artur Mas y su mujer, Helena Rakosnik, durante un acto de apoyo a los consellers encarcelados | aec
|

La agenda intervenida al exsecretario general de la Consejería de Economía y Hacienda del Generalidad de Cataluña, Josep María Jové, pone al descubierto los nombres de más 40 personas que participaron en reuniones reservadas para planificar la independencia de Cataluña.
La citada agenda fue intervenida por la Guardia Civil en casa de Jové durante la Operación “Anubis”, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que investiga la creación de estructuras de Estado por parte de la Generalitat. De las anotaciones realizadas por la mano derecha de Oriol Junqueras se desprende que una parte de las reuniones las protagonizaba un núcleo duro encabezado por el expresidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, que aparece en la agenda con las siglas MHP, Muy Honorable Presidente.
Junto a él solían acudir el exvicepresidente Oriol Junqueras; la que fuera portavoz de la Generalitat hasta julio de 2017, Neus Munté; el exconsejero de Asuntos Exteriores, Raúl Romeva; el exconsejero de Presidencia, Jordi Turull; la secretaria general de ERC, Marta Rovira; el gerente de Ómnium y secretario del Gobierno catalán, Joan Vidal, y el propio Jové. También acudió a algunos encuentros el expresidente de la Generalitat Artur Mas –al menos a dos de las 5 reuniones agendadas por Jové hasta noviembre de 2016–, así como el exconsejero de Empresa Jordi Biaget –presente en la primera reunión de enero de 2016– o el exconsejero de Justicia, Carles Mundó.

Legalidad
En uno de los encuentros, el de 22 de septiembre de 2016, Puigdemont, tras analizar los informes sobre el proyecto de la independencia, asegura que siguen teniendo “el mismo problema de qué legalidad se impondrá y la gente seguirá”. Expone que el referéndum, “acordado o no acordado con el Estado, tiene riesgos” como que “no se pueda hacer” o que “la gente no se movilice”.
También aparece reflejada la opinión de Artur Mas, quien secunda a Puigdemont y dice que tienen “el conflicto seguro y será más duro que el 9-N”. También se pregunta “qué harán las grandes empresas del país” y mostraba su preocupación por el “tráfico financiero” en “los primeros tiempos” porque estaba convencido de que no podían “confiar en los impuestos” que además, según apuntaba, eran “millones de euros”.
También le inquietaban las reacciones del Estado, que pedía “calibrar bien” por la “magnitud y las consecuencias”, entre las que incluía la suspensión de la autonomía. El secretario de la Consejería de Economía y Hacienda solía anotar los nombres de las personas con iniciales, aunque la mayor parte de ellas fueron identificadas por la Guardia Civil.

La agenda del procés revela los nombres de 40 personas que planificaron la ruptura