El Ayuntamiento teme que la falta de espacio en San Juan origine peleas

El año pasado el arena del Orzán se abarrotó de gente con motivo del San Juan | patricia g. fraga
|

Las mareas vivas que se preven para San Juan preocupan al Ayuntamiento. Así lo confesó el alcalde, Xulio Ferreiro, que ayer presidió la junta de seguridad donde se debatió este tema, la última de 20 reuniones preparatorias. Se calcula que el nivel del agua subirá cuatro metros, lo que restará mucho espacio en los arenales del Orzán (que es probable que desaparezca, con al agua llegando al muro del Paseo Marítimo) y Riazor. A las autoridades les preocupa que, a medida que aumentan las estreches, crezcan también las posibilidades de pelea en un entorno lleno de gente y alcohol. Para evitar problemas, la Policía Local comenzará a presionar a los festejantes para que abandones los arenales a las tres de la madrugada.


Eso significa que el San Juan de este año será muy distinto de los anteriores, cuando aún era posible a primera hora de la mañana encontrar a gente bebiendo al lado de la hoguera o durmiendo mientras los agentes municipales despejaban el lugar para que las máquinas pudieran recoger la basura. El Ayuntamiento no quiero correr riesgos.


A primera hora no se esperan problemas, pero a medida que suba la marea, la tensión puede aumentar. La gente tiende a apropiarse de una zona bastante grande para la hoguera. Algunos se colocan arriba y otros más cerca del agua, pero a medida que los de abajo se trasladen pueden surgir dificultades.


Responsabildad y cuidado
Además, el alcalde anunció que este año aumentarán el número de efectivos, entre agentes municipales y voluntarios de Protección Civil, que formarán parte el dispositivo. “No Orzán imos quedar sen praia. Pediremos a xente responsabilidade e coidado”. Es por eso que el regidor recomienda al público que se instale en la playa de Riazor, más protegida e las mareas vivas y que no desaparecerá. “ainda que sei que a rapazada prefire o Orzán”, comentó el regidor.


La pleamar está prevista para las cinco de la madrugada y, para entonces, el Ayuntamiento espera que ambas playas estén prácticamente vacías, no solo por la seguridad del público, sino también para poder retirar la mayor parte de los desperdicios y evitar que las olas los arrastren al mar. De hecho, también se reforzará el dispositivo medioambiental que procurará que el San Juan sea lo más sostenible posible.

El Ayuntamiento teme que la falta de espacio en San Juan origine peleas