En Marea forma su dirección sin los críticos y con riesgo de ruptura

|

En Marea celebró ayer la constitución de su nuevo consello das mareas, máximo órgano de dirección, después del enfrentamiento interno que marcó sus primarias durante este mes de diciembre entre las dos candidaturas, la del portavoz, Luís Villares, que resultó la lista vencedora con el 60% del apoyo de los inscritos; y la del sector crítico, encabezada por el excongresista David Bruzos.

Al respecto de este proceso, la viceportavoz del partido instrumental, Ana Seijas, anunció que encargarán al Colexio de Enxeñeiros Informáticos de Galicia una auditoría “externa” que, si bien consideran que “no es precisa”, se hará para “garantizar su máxima transparencia”.
Así lo anunció en una rueda de prensa posterior a la sesión de conformación de la nueva dirección en la que también participó Villares. De este modo, Seijas manifestó la voluntad de la nueva dirección de “ofrecer siempre las máximas garantías”.

Una línea de continuidad
En este clima de enfrentamiento interno, el portavoz de En Marea, Luís Villares, expresó la “línea de continuidad” pero “con una ilusión renovada” con la que se constituyó el consello. Además, ofreció “diálogo” a la lista de los críticos: “Ya no hay dos candidaturas, sino una única dirección”.
En este sentido, aseguró que la integración completa tiene una “exigencia doble”. Por un lado, pidió a los de Bruzos “responsabilidad” y dijo que “no puede esperar a que alguien quiera sentarse en el consello das mareas”. Por otro, les exigido que muestren un “respeto” por el cuarenta por ciento de votantes que optaron por la candidatura “Entre Todas”.
Al ser preguntado sobre si temen la ruptura del espacio político, Villares insistió en que “no sería comprensible que, después de participar en un proceso interno, una corriente, por no ser la más votada, decidiese abandonar el proyecto”.
De igual modo, el portavoz del partido instrumental quiso lanzar una “reflexión” después de que “los militantes hablasen”. “Aquí no manda más ni el portavoz ni la viceportavoz, sino quien nos pone en cada sitio”, añadió, para después instar a los críticos a que “cualquier discrepancia que haya se pronuncie internamente”.

Deliberación interna
“Es voluntad de este consello no seguir alimentando esta situación. En Marea tiene órganos internos de deliberación como el consello das mareas, y si alguien no está de acuerdo puede venir y expresarlo sin necesidad de hacerlo fuera”, aseveró el exmagistrado..
Con la vista puesta en las elecciones municipales de mayo de 2019, el portavoz lanzó un “mensaje muy claro” no solo a los alcaldes de Santiago, Ferrol y A Coruña –Martiño Noriega, Jorge Suárez y Xulio Ferreiro, que apoyaron manifiestamente la lista de Bruzos–, sino a “todas” las mareas municipalistas, a quien Villares les tiende la mano “sin fisuras” y respetando su “autonomía”: “Nos tenéis de vuestro lado”.

Un gran triunfo
En este punto, marcó como “objetivo político mediático” conseguir un “gran triunfo” en los comicios locales, puesto que “En Marea no es un proyecto efímero”, sino que “tiene vocación de futuro” que buscará alcanzar “una nueva mayoría alternativa al Partido Popular” en las elecciones autonómicas de 2020.
Al ser preguntado sobre si a raíz del clima conflictivo de la organización prevé más divisiones de las mareas municipales como en Ferrol, Villares ofreció la “mediación” de la nueva dirección  del partido “para que encuentren un punto de síntesis” que dé lugar a “candidaturas fuertes” dentro de la unidad popular.

En Marea forma su dirección sin los críticos y con riesgo de ruptura