Sande reconoce que no acelerarán la reforma de Riazor mientras el PP defiende la validez de su plan

Copia de El Ideal Gallego-2017-02-05-005-0a702f5d
|

Los destrozos del temporal en la cubierta del estadio municipal de Riazor han provocado un nuevo cisma entre el Gobierno local y el Partido Popular. El concejal de Cultura y Deporte, José Manuel Sande, aseguró en una entrevista radiofónica que la reparación es “prioritaria”, si bien reconoció que no se acelerarían los plazos para acometerla. La situación ha hecho que el grupo municipal del PP saque a relucir el proyecto que tenían para Riazor cuando dirigían María Pita, aludiendo a su viabilidad y a que la culpa de los retrasos es de la Marea por tumbarlo.
El edil del área de Deporte, José Manuel Sande, afirmó en la noche del viernes en la Cadena Ser que la obra de las cubiertas de Riazor “es prioritaria desde hace tiempo”. Sin embargo, preguntado por si se acelerarían los plazos para solventar el problema ahora que muchos trozos de uralita han ido cayendo por los fuertes vientos y han obligado a suspender un partido del Depor, el concejal no fue capaz de dar un plazo inmediato. 
Así aclaró que por el momento se realizarán tareas de “mantenimiento y supervisión” para, en el horizonte de 2018, reformar toda la zona dañada y también la estructura en general. “Los plazos administrativos son distintos a los de una empresa y en principio no se hará la obra hasta 2018”, asumió. 
Aún así el representante municipal aseguró que, tras tumbar el anterior proyecto del PP, se han hecho gestiones para acelerar los plazos de un plan en cuyos pliegos se trabaja. Sande estima que la inversión necesaria rondará los cinco millones de euros.

"Estafa al deportivismo"
En paralelo, el grupo municipal del PP achacó los retrasos y los desperfectos actuales a la decisión de Marea Atlántica de descartar la actuación que había planeado cuando gobernaba en A Coruña y que varios informes técnicos avalaban.
Así, defendieron que “las obras de reparación eran perfectamente viables según el contrato adjudicado en 2015”. Ese argumento se apoya en seis informes y documentos relativos al expediente, por lo que atacan “las mentiras de Ferreiro y la estafa al deportivismo para justificar el retraso de una obra que tenía que estar a punto de finalizarse”. Los populares le culpan de tres años de atrasos.
Además, opinan que el alcalde, Xulio Ferreiro, se contradice al sacar la licitación porque había dicho “que disponía de un informe independiente de la UDC” que apoyaba seguir con el plan previsto por el anterior Ejecutivo local. Por ello, el grupo de la oposición volvió a demandar la dimisión del regidor. n

Sande reconoce que no acelerarán la reforma de Riazor mientras el PP defiende la validez de su plan