Los casos conocidos de hurtos crecieron en la ciudad casi un 10% en los primeros seis meses del año

Las grandes aglomeraciones en verano son un escenario perfecto para los hurtos, como la feria medieval | patricia g. fraga
|

Los pequeños robos continúan aumentando en la ciudad. Según las últimas estadísticas hechas públicas por el Ministerio de Interior, en A Coruña se denunciaron 1.890 hurtos de enero a junio de este año, casi un 10% (9,8%) más que en el mismo periodo del año anterior. O sea, que se denuncian cerca de diez al día. Según fuentes policiales, muchos de ellos se producen en grandes superficies comerciales, de las que A Coruña está bien provista. 
Esa es una explicación de por qué mientras que crece esta clase de delitos localmente, en otras ciudades, desciende. En Vigo, por ejemplo, en el primer semestre de este año cayó un 5,9%. En realidad, la cifra de la que partía la ciudad olívica era más baja que la de A Coruña. 1.536 en el primer semestre del año pasado y 1.445 de enero a junio.   
El pequeño comercio, el de proximidad, no tiene esos problemas. El robo al descuido siempre ha sido sobre todo un problema para las franquicias y las grandes superficies, confirman desde la asociación de la Ciudad Vieja, aunque eso no significa que el pequeño negocio ni sus clientes queden totalmente excluidos. 
Bandas organizadas 
Los hurtos en las grandes superficies son algo común. “Sin embargo, cada vez tenemos más herramientas para hacer nuestro trabajo, y se está luchando contra ello”, según afirman fuentes de la vigilancia privada. Son ellos los que sorprenden en muchas ocasiones a los ladrones. Muchos suelen pertenecer a bandas organizadas, procedentes de Europa del Este, aunque también existen muchos delincuentes autóctonos..
Normalmente tienen cuidado de no llevarse nada demasiado valioso. Siempre por debajo de 400 euros, que es el mínimo legal para que se considere robo. Lo robado puede ser cualquier cosa: desde prendas a joyas, pasando por objetos electrónicos a perfumes. Fuentes de la Policía Nacional añaden que los supermercados sufren también mucho esta clase de hurtos.
Ahora que ya no existe la figura de falta, sino de delito leve, también se ha cambiado el procedimiento. Antes era necesario que la persona afectada acudiera a presentar la denuncia en persona a la comisaría, pero el sistema se ha agilizado. “Lo normal es que los vigilantes nos llamen en cuanto han cogido a uno, entonces llegamos nosotros y presentamos lo que se denomina juicio inmediato por delito leve: lo identificamos y le damos una fecha para que se presente en el juzgado”, explica un agente. 
Durante este trimestre, debido al verano hay que añadir a este fenómeno el de las fiestas y las playas abarrotadas, como ocurrió recientemente durante la Feira das Marabillas. 
Lesiones y riñas 
Por otro lado, los hurtos no fueron los únicos delitos que aumentaron durante el primer semestre del año. El tráfico de drogas pasó de once hechos conocidos a 21 y los delitos de lesiones y riñas tumultuarias pasaron de 34 conocidos a 46 (un incremento del 35%). 
Hay que tener en cuenta que otros delitos, que generan gran inquietud, como los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, descendieron, aunque muy levemente (-2,35%) pasando de 126 en el primer semestre de 2016 a 121 en el mismo período del presente año. En cuanto a los delitos más graves, como los homicidios dolosos, pasaron de uno a dos, mientras que las agresiones sexuales pasaron de una a tres. l

Los casos conocidos de hurtos crecieron en la ciudad casi un 10% en los primeros seis meses del año