La Joven de la Sinfónica finaliza el curso con un concierto en el Palacio de la Ópera

|

El Ideal Gallego-2011-07-15-015-2a447a9a

  redacción>a Coruña

  La Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia despidió ayer el curso con una última actuación en el Palacio de la Ópera, donde ofreció al público un repertorio clásico pero presentado de una forma distinta a la habitual.
En esta ocasión, tocaron piezas de Falla, Turina, Chaikovski y Rimski-Kórsakov bajo la dirección de Rubén Gimeno, que no hace mucho se sentaba en una de las sillas ocupadas hoy por otros violines.
La batuta destacaba el talento de los músicos y su madurez, que aparece antes de tiempo cuando uno entra en las filas de una orquesta como la OSG. En este sentido, el maestro apuntaba que un número importante de intérpretes tienen las condiciones necesarias para formar parte de un conjunto profesional y que, en este aspecto, la Sinfónica cumplía el objetivo de ser una escuela que nutre de músicos a todo un país. Unos 81 jóvenes interpretaron ayer el programa definitivo, un día después de hacer lo mismo en el festival Via Stellae de Santiago, en el que participaban por primera vez.
Rubén Gimeno, que colabora en el proyecto didáctico desde hace años, comentaba antes de su puesta en escena que en el momento de cogerlos, notó el paso de distintos profesionales por el Palacio de la Ópera, algo casi tan importante como el hecho de completar el círculo pedagógico con la nueva orquesta de niños.
Esto supondrá, según Gimeno, que los pequeños se adapten poco a poco a la realidad de trabajar en grupo, de ser un conjunto, con toda la disciplina y responsabilidad que esto conlleva.

Generaciones > A diferencia de anteriores generaciones que comenzaban a rodar de golpe en compañía, los principiantes tendrán la oportunidad de hacerlo sin tirones. Serán más felices, según Gimeno.
En este aspecto, el profesional admitía que si bien con la crisis, la Sinfónica analiza más las inversiones que realiza, esto no repercute en la calidad del conjunto, que no ha cambiado. Es el mismo y los músicos “no tocan peor con la crisis”.


 

La Joven de la Sinfónica finaliza el curso con un concierto en el Palacio de la Ópera