La mitad de los locales de compraventa de oro carecen de balanzas homologadas

|

Un 48% de los establecimientos de compraventa de metales preciosos y casas de empeño tenían balanzas no aptas para realizar estas transacciones.

Este es uno de los datos que arrojan las inspecciones del Instituto Galego de Consumo (IGC) en estos locales, en los que se logró corregir las deficiencias en un gran porcentaje.

En este sentido, la directora xeral de Comercio, Sol Vázquez, destacó ayer, acompañada por la xerente del IGC, María Jesús Muñoz, que las actuaciones de este organismo permitieron corregir el 78% de las principales irregularidades.

En una primera fase de la campaña se inspeccionaron 209 establecimientos, cerca del 73% de los que se tiene constancia, y se detectaron incumplimientos en lo que se refiere a la normativa de Consumo en un 83% de los mismos.

Entre otras irregularidades, en el 65% de los locales no se exponía el precio del metal precioso por unidad de medida, y en un 48% las balanzas no eran aptas para transacciones comerciales, por no tener el marcado CE o la etiqueta metrológica “M” verde, que garantiza que su funcionamiento es correcto. Además, un 19% no tenía hojas de reclamaciones oficiales y un 21% no había un cartel informativo anunciando las mismas.

Vázquez explicó que en una segunda visita a los locales “irregulares” los inspectores comprobaron que el 53% de los que no exponían el precio del metal precioso ya lo hacían y que el 95% de los que no tenían hojas de reclamaciones habían corregido la situación.

Asimismo, el 91% de los locales que no contaban con el cartel informando de la existencia de las hojas ya lo habían incorporado.

 

La mitad de los locales de compraventa de oro carecen de balanzas homologadas