Sanidade estudia hoy aplicar más restricciones en las urbes más afectadas y en la hostelería

Varios vecinos consumen en una terraza de Ourense | aec
|

El máximo órgano asesor de la Consellería de Sanidade durante la pandemia del coronavirus se reunirá de nuevo hoy, cuando revisará la incidencia en los municipios gallegos y estudiará la aplicación de nuevas restricciones enfocadas en la hostelería y las urbes más afectadas.

Aunque la Xunta descarta el cierre total del sector en Galicia, se revisarán los actuales horarios de la hostelería, como mínimo, en las ciudades que presentan una situación epidemiológica más grave, Santiago de Compostela, A Coruña y Ourense. Además, entre las opciones que se estudian a nivel autonómico para limitar la movilidad y los contactos sociales se incluye la posibilidad de fijar el cierre de estos establecimientos a las 18.00 horas.

Precisamente, el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, adelantó ayer que se prevé no solo que las medidas no se podrán “relajar”, sino que “probablemente en algún caso habrá que ponerlas más duras”.

En concreto, se plantea optar por el conocido como “modelo O Carballiño” o alguna variante en los municipios más afectados por la pandemia, lo que conlleva un cierre de la hostelería y otras actividades no esenciales para minimizar los contactos sociales.

Adicionalmente, el comité de expertos que asesora a la Xunta estudia volver a perimetrar la Galicia urbana con carácter general, medidas que serán adoptadas tras un análisis de la situación de cada localidad al detalle.

A este respecto, se contempla suprimir el cierre de grupos de municipios perimetrados de forma conjunta dada la dificultad que puede ocasionar mantener confinamientos de ese tamaño. Del mismo modo, se prevé la adopción de nuevas medidas para Ferrol ante el aumento de la incidencia acumulada de nuevos casos en esta ciudad.

 

Cribados

La Consellería de Sanidade también apuesta por mantener la intensidad de los cribados en las residencias de mayores hasta que se finalice la vacunación de sus usuarios y reitera su recomendación a la población de optar por un “autoconfinamiento”.

No obstante, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, garantizó este fin de semana que el confinamiento general no está sobre la mesa. Mientras, la comunidad permanece cerrada perimetralmente tras decidir el Gobierno gallego la ampliación de esta medida hasta finales de enero y establecer un mayor control en la frontera con el norte de Portugal debido a la situación epidemiológica en el país vecino.

Tras mantener un encuentro institucional con la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, el presidente gallego trasladó que los datos que hay sobre la mesa a día de hoy no justifican “cerrar el cien por cien” de la hostelería en Galicia. “Pero que hay ciudades que están en situación límite en las que peligran los actuales horarios de la hostelería, la respuesta es que sí”, admitió. Feijóo garantizó que la Xunta “no” dejará “solo” al sector hostelero y afeó al Gobierno central que no le dé ayudas directas Además, incidió en que no solo en Galicia o en España, sino en los países del entorno, los “datos” evidencian el riesgo por la interacción que supone “juntarse para comer, cenar o tomar un café” en el contexto de la pandemia; aunque también considera que hay que hacer un análisis del conjunto de actividades que generan, precisamente, “más interacción social”.

A las puertas de una nueva reunión y tras ver como suben los nuevos positivos y la presión hospitalaria, el presidente gallego aseguró que “no hay duda” de que se están “pagando las consecuencias” de las “interacciones” de las fiestas navideñas.

Sanidade estudia hoy aplicar más restricciones en las urbes más afectadas y en la hostelería