Dos investigadores gallegos constatan que el “Hombre Lobo de Allariz” murió en Ceuta

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-25-039-c579fe43 copia
|

Sobre Manuel Blanco Romasanta, el “Hombre Lobo” o el “Hombre de Allariz”, se han escrito multitud de obras, trabajos e investigaciones y se han filmado decenas de películas. Sin embargo, la noticia de que murió en Ceuta y no en Galicia ya está constatada y contrastada.
Hasta hace unos años se mantenía que murió en 1854, bien en la cárcel de Celanova, bien en la prisión de Allariz e incluso algunos apuntaban al castillo de San Antón (A Coruña). No había nada claro al respecto al perderse su rastro entre rejas.
La labor de los investigadores gallegos Félix y Cástor Castro ha permitido concretar que murió el 14 de diciembre de 1863 en la fortaleza del monte Hacho de Ceuta como consecuencia de un cáncer de estómago que puso fin a la vida del conocido como primer asesino en serie de la historia moderna.
Según explicó el investigador e historiador ceutí Francisco Sánchez Montoya, aludiendo a los datos de los dos investigadores gallegos, Manuel Blanco fue condenado a morir a garrote vil pero la reina Isabel II intercedió ante el tribunal y cambió la pena de muerte por cadena perpetua, tras leer una carta de un hipnotizador francés que defendía que sufría licantropía.

Pruebas documentales
Apoyándose en pruebas documentales de periódicos de la época, entre ellas “El Periódico para todos” del 11 de octubre de 1876, donde se decía “Conducido a Ceuta, Manuel Blanco vivió en aquel presidio durante algunos años ...”, se ha documentado que falleció en esta fortaleza.
Los estudios de los abogados e investigadores en etnográfica popular gallega Félix y Cástor Castro Vicente demuestran la veracidad de que estuvo y falleció en el penal ceutí.
“Una prueba definitiva es una anotación en el libro de partidas de difuntos de la parroquia de Santa Eulalia de Esgos del pueblo de Regueiro y corresponde al acto de defunción de Romasanta”. En dicho acto la inscripción dice: “murió en el correccional de Ceuta con asistencia de cinco señores sacerdotes”. Asimismo, revelan la cobertura que la prensa del momento le dio tras consultar las hemerotecas de la Biblioteca Nacional y hallar unas cincuenta notas en prensa de diarios como “la Época”, “la España”, “El Clamor Público” o “El Heraldo de la Mañana”.
Francisco Sánchez señaló que otra noticia concluyente es el diario “La Esperanza, Periódico Monárquico” de 21 de diciembre de 1863 en su primera página donde dice que “fue condenado a presidio y falleció en aquella plaza –en relación a Ceuta– el 14 del actual, a la edad de cincuenta años, siendo víctima de un cáncer de estómago”.
En su opinión, los dos historiadores gallegos “han datado con mucha precisión su muerte después de muchos años de investigación y de consultar muchísimos archivos”.

Dos investigadores gallegos constatan que el “Hombre Lobo de Allariz” murió en Ceuta