El Cuarto del 59444 deja 280.000 euros en municipios de Lugo y Pontevedra

A falta de cartel oficial, en el Bar Cortiñas de Ponteareas lo celebraron con uno escrito a mano n.b.m.
|

Casi ni había dado tiempo a empezar a disfrutar del sorteo, cuando los niños de San Ildefonso ponían número al primer Cuarto de este año. Era el 59444, una cifra con bastantes repeticiones que iba a dejar 280.000 euros repartidos entre municipios de Lugo y Pontevedra.
El mayor agraciado era Lourenzá (Lugo), donde se vendían en “A Faba de Ouro” diez décimos “uno por uno y en mano”, como recordaban desde la Administración. Y es que los restantes cuatro boletos que daban alegría a las arcas de vecinos gallegos tenían como gran protagonista a la máquina, que daba números de manera aleatoria. Uno en cada uno de los despachos de Ponteareas (en el Bar Cortiñas de la plaza Maior), Vigo (en el Bar Suso de Sanjurjo Badía), Vilalba (rúa da Pravia Cousiño) y Valga (Vicente Cousiño) conseguían sumar 20.000 euros por cabeza, a los que después habría que incorporar los 20.000 euros que una Administración coruñesa daba del otro Cuarto, el 07211).
Este premio estuvo también muy repartido en administraciones de 70 localidades de las provincias de Murcia, Sevilla, Asturias, Ávila, Palma de Mallorca, Barcelona, Cantabria, Las Palmas, Lleida, Madrid, Pamplona, Valencia, Vizcaya, Cádiz, Huelva, Toledo, Albacete, Alicante, Almería, Asturias, Mérida, Badajoz, Baleares, Cáceres, Girona, Guipúzcoa, León, Málaga, Murcia, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Tarragona, Valladolid y Zaragoza.
Pero lo más curioso de esta cifra fue la cantidad de personas que aseguraron que se quedaron con él por ser un “rechazado”.
Así, Ángela Ribas, la madre del dueño de la Administración número 2 de Can Picafort (Palma de Mallorca), Guillem Avellá, fue agraciada con un décimo del terminal, el 59444, que según explicó, había “sido rechazado por los clientes" porque no les "había gustado”. Avellá señaló que en vez de anular el décimo, se lo quedó su madre por lo que están “muy contentos”.
Por su parte, el vendedor de la Administración de lotería ubicada avenida del alcalde Manuel Luján del municipio de Artenara (Gran Canaria) afirmó que el premiado fue un décimo que le vendió a un hombre que le dijo que "no iba a tocar ni de coña".
“Se vendió a última hora. Fue un hombre del pueblo que vino a cogerse un número de aquí por si tocaba...y le tocó”, dijo. “Vino ayer a última hora y cuando vio el número terminado en 444 dijo: no va a tocar ni de coña”, bromeó.
Además, la suerte también llegó a la pedanía murciana de Rincón de Seca, así como a Santomera, donde cayeron por primera vez. También tocó en Alcantarilla y San Pedro, este último municipio uno de los más afectados por el temporal de esta semana.
Concretamente en la pedanía de Rincón de Seca, Cristina Cánovas, que cuenta con un punto mixto desde febrero de este año en la calle de Hernández Muñoz número 13, vendió el décimo afortunado el mismo día anterior al sorteo por terminal.
En Santomera, Teresa Cano cree que el número agraciado lo vendió por ventanilla en su administración, la número 2 de la calle de León, “aunque lo desconozco todavía”, estamos “muy contentos”, añadió para asegurar que hace un mes ya repartió un premio con décimo en la Lotería nacional del jueves, “pero en Lotería de Navidad es el primero”.
“El sorteo acaba de empezar, un cuarto premio no está nada mal”, de hecho, “con esto tenemos bastante pero si salen más, mejor”, indicaba a la prensa.

El Cuarto del 59444 deja 280.000 euros en municipios de Lugo y Pontevedra