Dos personajes opuestos bajo un telón verde y con lluvia

El autor se dirige a un público adolescente, pero asegura que la obra puede gustar a otros lectores
|

El coruñés Marcos B acaba de autoeditar su primer cómic como una toma de contacto con el mercado en la que el autor escoge la temática aventurera para inyectarle misterio y un poco de humor. En “Las aventuras de M&M: El Caserón del Acantilado”, Marcos B saca de la manga a una pareja de protagonistas, que, en realidad, es él y su expareja y los ubica en un pueblo costero.
El dibujante pinta el destino con lluvia y entre las adversidades, coloca a un tercer personaje que es el germen de la trama. Con su desaparición, señala, empieza todo. Y si Marcos es deportista y amigo de los fenómenos paranormales, Marta es el contrapunto. Con una personalidad donde brota la imaginación a raudales, la parte femenina del tándem provocará situaciones de choque con su opuesto.
Justo ahí, Marcos B saca la retranca a pasear en una historieta que se dirige al público joven, pero que no tiene contraindicaciones para ninguna franja de edad. Después de probar suerte en certámenes, el ilustrador decidió meterse en el estudio para darle luz a dos seres que no son planos: “Están llenos de matices”. Marcos señala que responden a la realidad y que por eso son más creíbles y ricos en propiedades que los que solo viven en el papel.

cien ejemplares
El cómic sale al mercado con una tirada de cien ejemplares que están repartidos, entre otros puntos de Galicia, en las librerías Sisargas, Cascanueces y Alita Cómics. Los lectores tienen una oportunidad de embarcarse en una aventura con telón de fondo gallego porque aunque la acción no está localizada en ningún sitio, los paisajes tienen denominación de origen del país. El verde y la costa lo delatan. Después está la intriga que Marcos B esconde en un caserón deshabitado.
La vivienda, aderezada de una estética tétrica, es el punto cero. Donde todo empieza a rodar porque “los dos comienzan a montar su película” en ella y el enigma se resuelve con un final feliz –se trata de contentar al alma adolescente– y muchos puntos suspensivos. La idea es que la saga continúe. De ahí que el desenlace sea abierto y dé pie a más capítulos. En este sentido, Marcos B se encuentra sumergido en otro tebeo, que nada tiene que ver: “Más realista y para adultos”. Sin embargo, no descarta siguientes entregas de su otro ego en versión celulosa para saciar las ganas de tebeo autóctono de los lectores.
Influenciado por los grandes Asterix, Tintín y Mortadelo y Filemón, el coruñés destaca el virtuosismo con el que sus autores perfilan las aventuras y, sobre todo, el humor. Que forma parte del ADN de sus protagonistas. En el blog www.lasaventurasdemm.blogspot.com.es, uno se puede hacer con Marcos y Marta antes de poner un pie en el caserón con vistas al acantilado.

Dos personajes opuestos bajo un telón verde y con lluvia