Al ritmo que marca Borges

Borja Valle abrió el camino del triunfo en el minuto 43 con un remate de cabeza, tras un gran centro de Krohn-Dehli | rcd
|

El Deportivo sumó su tercer triunfo de la pretemporada en un encuentro que permitió a la escuadra coruñesa reencontrarse con la victoria tras los empates en los dos anteriores amistosos, frente a la Ponferradina (1-1) y el Valladolid (1-1). Después de superar con nota el bolo veraniego más exigente, frente a un Primera, los de Natxo González se midieron ante un adversario más accesible, como el Langreo, recién ascendido a Segunda B.
En Viveiro, el técnico blanquiazul alineó por primera vez de inicio a Borges y Krohn-Dehli. El rombo lo completaron Mosquera, por delante de la defensa, y Carles Gil de mediapunta.
Pero las principales novedades fueron los estrenos de Gerard Valentín y Domingos Duarte, aunque ambos tuvieron que esperar hasta la segunda parte para saltar al césped. En el caso del lateral derecho, su ausencia en los amistosos anteriores se debió a una lesión muscular, mientras que el central fichó por el Depor el viernes.
La escuadra coruñesa mostró su superioridad desde el inicio del choque con un monólogo en el centro del campo. Además, el equipo se mostró muy incisivo por la banda derecha, donde Borges, en su rol de interior, llegó con facilidad y se asoció muy bien tanto con el lateral David Simón como con el atacante Fede Cartabia. De hecho, la primera ocasión se produjo a los diez minutos, por medio de un contragolpe conducido por el costarricense por el costado diestro, pero su centro al área no encontró rematador.
El ‘tico’ fue el dueño de la medular —recuperó balones, dirigió el juego y marcó el tempo del partido— precisamente unos días después de que Carmelo del Pozo manifestara el deseo del club de que se quede y sea un futbolista clave en el proyecto actual.
Pese a que prácticamente solo había un equipo en el ‘verde’, las ocasiones escasearon. Tan solo unos tímidos remates de Cartabia y Gil que no complicaron en exceso al portero asturiano.
Sí mordió el Depor a dos minutos del descanso. Krohn-Dehli robó una pelota y sacó un centro preciso que remató de cabeza Borja Valle sin que el guardameta rival pudiera hacer nada para evitar el gol.
El segundo tiempo arrancó con dos cambios en el cuadro blanquiazul, la entrada de Álex Bergantiños y Quique González por Mosquera y Borja Valle.
Borges siguió llevando el peso del juego, mientras que Dubarbier, que en la primera mitad estuvo más discreto, ganó presencia tras el descanso y generó algo de incertidumbre en la defensa asturiana con varias subidas por la banda izquierda. Una de ellas, en el minuto 52, que acabó con un disparo que se estrelló en un defensa y salió desviado.
A los 63 minutos, Natxo González cambió la retaguardia prácticamente entera. Entraron los debutantes Valentín y Duarte, además de Bóveda, y sentó a David Simón y a los dos centrales. Tan solo se mantuvo en el césped Dubarbier.
La medular también sufrió un lavado de cara total después de que Borges y Krohn-Dehli se marcharan al vestuario y entraran los jóvenes Edu Expósito y Diego Caballo.
La mejor jugada llegó en el 71, por medio de un Fede Cartabia que nos está regalando detalles de auténtico lujo esta pretemporada. Si ante el Valladolid marcó un golazo de vaselina, ayer asistió a Caballo tras sentar literalmente a un defensa del Langreo.
Cuatro minutos después, sentenció el Depor con una jugada que comenzó con un robo de Álex y continuó con un buen pase de Pedro para que marcara el fabrilista Uxío. l

Al ritmo que marca Borges