Aplazan el juicio por el ataque con ácido contra el director del Bolshói

El bailarín solista del teatro Bolshói, Pavel Dmitrichenko es conducido a una vista en un tribunal de Moscú, Rusia, el 22 de octubre de 2013. Dmitrichenko está acusado de ser el autor intelectual de un ataque con ácido c
|

El juicio contra los acusados del ataque con ácido perpetrado en enero de este año contra el director del mítico ballet del Bolshói, Serguéi Filin, que debía comenzar hoy en Moscú, fue aplazado hasta el próximo 29 de octubre.

El aplazamiento se debió a la ausencia del abogado del autor material del atentado, un desempleado llamado Yuri Zarutski, según informó el tribunal, que no precisó la razón de la incomparecencia del letrado.

Junto a Zarutski, se sentarán el bailarín solista del ballet Pável Dmitrichenko, presunto autor intelectual del crimen, y el hombre que le condujo al escenario del ataque, Andrei Lipatov.

Los tres están en prisión preventiva, acusados de "conspiración para causar un gran daño a la salud por parte de un grupo de personas", por lo que se enfrentan a una petición de 12 años de cárcel.

Según la acusación, el bailarín habría encargado el ataque contra Filin al considerar que el director de la compañía relegaba a un segundo plano a su esposa, la también bailarina del Bolshói Angelina Vorontsova.

El ataque, en el que el autor material arrojó ácido a la cara de Filin, que quedó prácticamente ciego, tuvo lugar el 17 de enero, y desde entonces, el director artístico del Bolshoi ha sido sometido a más de 20 operaciones quirúrgicas que han logrado devolverle parte de la vista.

El dramático ataque con ácido, que sacudió los cimientos del más prestigioso ballet ruso y dejó al descubierto las envidias y rencillas ocultas tras las mallas y tutús, no amilanaron a Filin, que hace una semanas se mostraba deseoso de volver al trabajo.

Filin regresó a Moscú el pasado septiembre, después de ser tratado más de medio año en el prestigioso hospital universitario de la ciudad alemana de Aachen.

"Tendré que regresar a Alemania. No se puede decir que me hayan dado el alta. Haré viajes cortos que no interfieran en el trabajo", dijo a los periodistas Filin.

"Me encuentro bien... Poco a poco voy avanzando. Puedo verles. El ojo izquierdo ha podido ser estabilizado. Con él puedo ver lo que pasa en el escenario y volver al trabajo", agregó, aunque indicó que con el derecho apenas ve.

De acuerdo a la acusación, Dmitrichenko, que mantenía diferencias con Filin por cuestiones profesionales, "se puso en contacto con sus conocidos Zarutski y Lipatov y conjuntamente elaboraron un plan".

"La noche del 17 de enero de 2013, Dmitrichenko advirtió por teléfono a sus cómplices de que Filin regresaba a su casa desde el teatro Bolshoi", y en una calle cercana a su domicilio Zarutski le arrojó ácido", según el fiscal.

La abogada de Filin, Tatiana Stukalova, dijo a los periodistas que insistirá en que se pida la pena máxima para los acusados.

En las audiencias preliminares del juicio, el pasado agosto, el autor material del ataque se autoinculpó y aseguró que los otros dos acusados no tenían nada que ver.

"La iniciativa del ataque fue mía. Reconozco mi culpa y no quiero que nadie más cargue con la responsabilidad", señaló Zarutski.

En la misma vista, el bailarín aseguró que sólo había pedido a Zarutski que pegara a Filin, con quien tenía diferencias de carácter artístico.

"No podía imaginar que esta persona fuera capaz de cometer un crimen tan horrible", lamentó el bailarín, que pidió perdón a Filin por el atentado.

Aplazan el juicio por el ataque con ácido contra el director del Bolshói