Secuestran en Afganistán a un cooperante español de Cruz Roja

Un oficial de seguridad afgano vigila las carreteras de Kabul archivo ec
|

Un cooperante español que trabaja para el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) fue objeto de una “retención” en Afganistán, según confirmaron fuentes diplomáticas, que no quisieron dar más detalles para no perjudicar al afectado.
El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) informó ayer de que uno de sus trabajadores había sido secuestrado, en un comunicado en el que reclamaba su pronta liberación “sano y salvo”. Según esta organización, el incidente se produjo sobre las 11.00 (hora local), cuando hombres armados atacaron al personal del CICR que se dirigía en dos vehículos desde la localidad de Mazar-e-Sharif hasta Kabul. Uno de los cooperantes fue secuestrado, mientras que los otros pudieron huir. La directora del CICR para Afganistán, Monica Zanarelli, dijo que la organización está en contacto “con varias autoridades” para conseguir la liberación, y que la familia del cooperante está informada.
Mientras, el Gobierno de España “trabaja ya” en intentar la liberación del cooperante español, gestiones que se desarrollan “sobre el terreno”, pero sobre las que el Ejecutivo opta por “el sigilo necesario para que lleguen a buen puerto”, según la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

vídeo de los talibanes
Por otro lado, los talibanes publicaron ayer un vídeo de un matrimonio americano-canadiense que fue secuestrado en 2012 y en el que por primera vez se ve a los dos hijos de la pareja. En la grabación aparecen Joshua Boyle y Caitlan Coleman, quien estaba embarazada en el momento del secuestro, junto a sus dos hijos, y hacen un llamamiento al Gobierno estadounidense, al presidente Barack Obama y al presidente electo Donald Trump para que faciliten su liberación.
A finales del mes de agosto los talibanes ya habían publicado otra grabación en la que Boyle, canadiense, y Coleman, estadounidense, reclamaban a los gobiernos de sus respectivos países que presionaran a las autoridades afganas para que cambien sus políticas y garanticen su liberación.
En el último vídeo, Coleman ruega que se ponga fin a su “pesadilla kafkiana” y se muestra crítico tanto con los gobiernos de sus países como con la Red Haqqani, una organización terrorista afín a los talibanes que les tendría retenidos.

Secuestran en Afganistán a un cooperante español de Cruz Roja