Bergondo revisará las arquetas de 50 casas que desembocan en Gandarío y O Regueiro

|

El Ayuntamiento de Bergondo ha enviado cincuenta notificaciones a otros tantos vecinos para anunciar la revisión de sus redes de pluviales. “De esas, unas 14 presentan claros indicios de provocar vertidos de fecales al mar, ya sea por malas conexiones a pluviales o por posibles filtraciones de las fosas sépticas”. Por uno u otro motivo, pueden ser una de las causas de los vertidos en las playas de Gandarío y O Regueiro.
Los datos los dio la alcaldesa, Alejandra Pérez Mázquez, en una sesión plenaria celebrada ayer a petición del PP y de Veciños de Bergondo. Desde el gobierno local explican que de los seis puntos incluidos en el orden del día, “decidieron retirar tres in situ”, ya que la secretarias municipal advirtió de que, en el caso de tomar decisiones al respecto, serían “nulas de pleno derecho al ser competencia de otro órgano”.
La retirada de estos puntos, afirma Pérez Máquez, deja “sobradamente” clara la “chapuza” de pleno que impulsaron ambas formaciones, “de cara a la galería”.

Puntos aprobados
La corporación al final aprobó los tres puntos que se votaron en el pleno, apuntan desde el gobierno local: revisar el acta de la reunión del grupo de trabajo de las playas, visitar los arenales por el grupo de trabajo y mejorar la circulación y aparcamiento en el entorno de la playa.
Los concejales del gobierno local votaron en contra de las dos primeras propuestas. Pérez Máquez explica que emitieron este voto porque “non é serio” que el equipo de trabajo quiera visitar los arenales cuando “é un traballo eminentemente técnico. Non estamos pola labor de organizar visitas de políticos que só queren saír na foto”.
Bajo esta perspectiva, el gobierno bergondés lamenta “profundamente” lo que entiende como un “uso partidista que estas dos formaciones están haciendo de un tema importante como este”, tanto para el medio ambiente como para la actividad económica.
Inciden desde alcaldía en que tanto el Ayuntamiento, como Aguas de Galicia, están trabajando en tratar de dar con el origen de los vertidos, “mientras que el portavoz de Veciños vive obsesionado con la forma de salir en la foto”, afirman.
Las críticas expresadas por parte del gobierno municipal no se quedan ahí. A su juicio, el papel de la corporación debería ser el de “colaborar con las fuerzas de seguridad para evitar esas acciones”, además de facilitar el trabajo a los técnicos “para solucionarlas”, en lugar de “perder el tiempo buscando el afán de protagonismo”. n

Bergondo revisará las arquetas de 50 casas que desembocan en Gandarío y O Regueiro