La peatonalización revalorizó las viviendas de la Ciudad Vieja un 15%

La calle de Santo Domingo, en la Ciudad Vieja | javier alborés
|

Ya hace más de dos años y medio que se concluyó de peatonalización de la Ciudad Vieja. Algunas de sus consecuencias se pueden distinguir a primera vista, como la desaparición de los coches de alguna de las plazas y calles de este barrio. Otras no son tan palpables, como la revalorización de un 15% de los inmuebles, lo que ha incentivado la  rehabilitación en la Ciudad Vieja, según señala Alberto Faraldo, de Enreforma, una empresa del ramo especializada en el casco histórico coruñés.

Fuentes de la Concejalía de Urbanismo concuerdan en los procesos de peatonalización, aunque no sean por completo tienden a revalorizar el valor de la vivienda, “Eso implica que hay más demanda de rehabilitación, sobre todo en el casco histórico”, explican.

Uno de los primeros síntomas de este nuevo resurgir de la Ciudad Vieja es el cambio en la demografía, que ya se hizo notar en el estudio realizado por el anterior Gobierno local. “Cada vez hay más jóvenes en la Ciudad Vieja, y por eso cada vez hay más reformas, porque van desplazando a la gente mayor”, asegura Faraldo al respecto.  

“Actualmente puedes comprar por 1.200 euros el metro cuadrado un inmueble completamente destrozado”, explica el experto. Pero son pocos los interesados en comprar una propiedad que requiere una rehabilitación tan profunda. Lo más habitual es que muestren interés por edificios en un estado algo mejor, cuyo precio ronda los 2.000 euros el metro cuadrado. “Nosotros actualmente estamos rehabilitando uno justo detrás de la Colegiata. Llevamos meses de trabajo”, comento Faraldo, ingeniero de profesión. El precio mínimo suele rondar los 150.000 euros para un piso de estas características.

Trámites farragosos

Por supuesto, la actividad en la Ciudad Vieja se ve obstaculizada porque se trata de una zona histórica y protegida: no es posible comenzar unas obras con una simple declaración de responsabilidad. “A veces se puede tardar entre un año y un año y medio en comenzar las obras”, se lamenta el experto.

Fuentes de Urbanismo reconocen que el ámbito Pepri (Plan especial de protección y reforma interior), que engloba a la Ciudad vieja y Pescadería tiene una “complejidad extra”, pero están tratando de flexibilizarlo sin que afecte a la protección.

La peatonalización revalorizó las viviendas de la Ciudad Vieja un 15%