La Fiscalía cree que meter en la cárcel a los incendiarios ayuda a la investigación

Un operario esparce paja seca en una zona afectada por los incendios, para evitar la posible erosión del suelo | salvador sas (efe)
|

La Fiscalía de Galicia apunta que la prisión provisional de incendiarios “es en ocasiones más propicia” para “recabar testimonios a sabiendas de que el imputado no está en libertad”, y que “ocurrido el hecho la sensibilidad ciudadana es más acentuada”.
Así figura en una instrucción del fiscal superior de Galicia de 2016 “sobre las actuaciones en materia de incendios forestales”, en la que también se aboga por “sensibilizar” a los cuerpos policiales en materia de incendios sobre la posibilidad de aplicar la ley de protección a testigos y peritos en causas criminales.

Tres investigados
Ayer, Miguel A.M.N. cumplió dos semanas en prisión tras su detención en Vigo a las 08.30 horas el 18 de octubre por un incendio de una hectárea producido el 15 de octubre por una imprudencia en una finca familiar de Os Blancos (Ourense).
Hasta la fecha son tres los investigados por la última ola de fuegos en Galicia, aunque solo Miguel está en la cárcel. Todo ello a la espera de que la Audiencia Provincial de Ourense resuelva sobre su recurso contra la decisión de enviarlo a prisión cautelar sin fianza.

En función de la peligrosidad
En este escrito de Fiscalía, que recoge cuatro conclusiones, se señala que la instrucción tiene su razón de ser porque “es una prioridad inexorable abordar, resaltar y poner al día una ordenada actuación ante el curso del verano y la realidad de los incendios forestales que asolan de manera casi endémica la geografía gallega”.
Sobre el hecho ilícito, en ese escrito Fiscalía dice que la prisión debe ser efectuada “en función de la peligrosidad demostrada y, por ello, hay que relacionar, si hay indicios, varios hechos”.
En este sentido, los fiscales deberán reflejar en el atestado “la mayor concreción posible” sobre el hecho. Aquí deben recogerse cuestiones como: fecha del incendio, parametrizado, extensión, medios de extinción y duración, así como cercanía a personas y áreas habitadas, entre otras.
Todo ello, “con el mayor acopio de material gráfico posible, incluidas las fotos aéreas o por satélite para delimitar el área del incendio y calificar la superficie afectada o susceptible de serlo”. Asimismo, si el atestado no fuera completo “nada impide la solicitud al juzgado de estas diligencias complementarias antes de decidir” sobre la situación del imputado.

La Fiscalía cree que meter en la cárcel a los incendiarios ayuda a la investigación