Encuentran el cadáver putrefacto de un jubilado en su casa de la calle Posse

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
|

A la una y media de la tarde de ayer, los bomberos hicieron un macabro descubrimiento en el número 25 de la calle Posse. En el séptimo piso se encontraba el cuerpo en avanzado estado de descomposición, de su residente, un jubilado del que hacía tempo sus vecinos no sabían nada. El estado del cuerpo era tal, que los bomberos se vieron obligado a vestir los trajes de riesgos biológico para manipularlo. 
Los vecinos habían alertado a la Policía Nacional a la una y media de la tarde cuando descubrieron lo que creían era una mancha de sangre en el descansillo. Cuando los patrulleros acudieron y llamaron a la puerta, nadie respondió, así que solicitaron la asistencia de Bomberos para que les franquearan el acceso al domicilio. 
En el recibidor 


Nada más forzar la puerta, los bomberos se encontraron con el cuerpo del jubilado, en medio del vestíbulo. Emana un fuerte olor y por su estado, se adivina que había muerto bastantes días antes, de manera que el líquido descubierto era fruto de la descomposición. “Esto ocurre con todos los cadáveres. Tarde o temprano revientan”. 
Algunas fuentes apuntan a que el fallecido padecía una grave infección en la pierna, lo que podría haber sido la causa de la muerte e incluso acelerado el proceso. de putrefacción También apuntan a que el jubilado padecía neumonía, otra enfermedad que podría haber contribuido a su muerte, aunque no creen que exista peligro para la comunidad: “Si no, habría intervenido la Consellería de Sanidade”.  
Los servicios de emergencia apreciaron también que la vivienda estaba bastante sucia y desordenada, lo que apunta a que el jubilado, cuya movilidad se vería bastante restringida por la dolencia de su pierna, apenas podía valerse por sí mismo.

Encuentran el cadáver putrefacto de un jubilado en su casa de la calle Posse