El Ayuntamiento gana dos juicios en los que una empresa y un particular le reclamaban 10.000 euros

el alcalde, ernesto anido
|

El Ayuntamiento ha conocido en la última semana dos sentencias en las que los juzgados de lo Contencioso-Administrativo de A Coruña, en un caso el 1 y en el otro el número 4, han desestimado los recursos que se habían presentado contra la administración local.

En ninguno de ellos las cuantías que se barajaban como indemnizaciones exigidas por los recurrentes eran muy elevadas, ya que entre ambos, uno interpuesto por una empresa y otro por un particular, se pedía alrededor de 9.000 euros.

La primera de ellas, conocida el pasado jueves, se refiere al recurso de la empresa Asur Finisterrae SA contra el acuerdo de la junta de gobierno local de 24 de marzo de 2011 –aún con BNG y PSOE en el poder– en el que se declaraba responsable de los daños en un edificio de la calle de la obra –construido por el demandante– a la UTE Acometidas de Sada y UTE Bardera Obras Civiles y Marítimas SL.

“Ante la inactividad de la causante de los daños, la recurrente culpa al Ayuntamiento basándose en una presunta responsabilidad patrimonial exclusivamente en su condición de promotor de la obra”. La cantidad que se pedía era de 3.893,72 euros más el IVA, más los intereses legales correspondientes.

 

ruido

La segunda sentencia, fechada este mismo lunes, día 4, es relativa al recurso interpuesto por un particular, un vecino de la calle de la Playa, que reclamaba al Ayuntamiento la cantidad de 4.500 euros más intereses.

Todo ello en concepto de daños psicológicos, gastos de mediciones de ruido y demás molestias de este ciudadano –que vive encima de la entonces llamada Sala Manao–, así como “por responsabilidad patrimonial como consecuencia de inactividad de la corporación local ante las continuas denuncias” del recurrente.

Hay que recordar que el citado establecimiento de ocio ya se enfrentó a una sanción por parte del gobierno local. El demandante deberá ahora pagar las costas del juicio.

El Ayuntamiento gana dos juicios en los que una empresa y un particular le reclamaban 10.000 euros