La patronal lucense ve la marcha de Alvariño como la única salida para resolver la crisis de la CEG

|

El secretario general de la Confederación de Empresarios de Lugo (CEL), Jaime López, destacó ayer que la salida de la presidencia de la Confederación de Empresarios de Galicia de José Manuel Fernández Alvariño era “la única salida para resolver la situación” de la patronal gallega.
No obstante, lamentó que esta decisión se haya demorado “mucho en el tiempo”, si bien añadió que “cada persona es a su manera; unos actúan y reaccionan de forma más inmediata y a otros les lleva más tiempo”.
“En principio esta era la única salida para poder resolver la situación que en estos momentos se encuentra la CEG”, aseguró el secretario general de la CEL.
En cuanto a candidaturas para presidir la patronal gallega, López afirmó que “todavía esto está muy verde”. “Hay nombres, otros que se descartan antes de que sean nombrados. Ahora más que de las personas de lo que se trata es de que la CEG adquiera esa estabilidad y ese rol representativo del empresariado gallego y que la organización esté a la altura de lo que quieren los empresarios de Galicia”, apostilló.
Jaime López insistió en que “hablar, en estos momentos, de nombres es complicado”, si bien puntualizó que “la única persona que de forma pública se ha postulado o lo está valorando es el presidente de la Confederación de Empresarios de Ourense (José Manuel Pérez Canal)”. “Con el que nosotros tenemos francamente una muy buena relación y tiene una apuesta decidida por la Galicia interior”, resaltó.
El secretario general de los empresarios lucenses se descarta para la presidencia y advirtió de que él se “debe” a “los intereses de los empresarios de Lugo y nada más que eso”.
López comentó que “ahora el gobierno de la organización (CEG) está en manos de la junta de vicepresidentes, que son los representantes de cada confederación provincial”. “Y las confederaciones provinciales son las fundadoras de la CEG y el proceso que se abre es un proceso electoral que nos llevará a las urnas el 15 de enero”, concluyó.  
El hasta el martes presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, hizo hincapié en que no ha presentado la dimisión de su cargo, pero mantuvo que no se presentará como candidato al entender que “es bueno que se regenere” la organización empresarial y que no se siga “generando conflicto”.
Fernández Alvariño reflexionó que, aunque en el pasado ha ocupado otros cargos como presidente del Club Financiero de Vigo y de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, “nunca había visto estos atrancos”, en referencia a los últimos meses, en los que crecieron el malestar y las voces críticas en el seno de la entidad.
Por ello, consideró que en la actual situación lo “bueno, procedente y democrático son unas nuevas elecciones”, a partir de las que la CEG “se regenere”.

La patronal lucense ve la marcha de Alvariño como la única salida para resolver la crisis de la CEG