Ciocale ilumina Riazor

Dava Torres, en el instante previo a conseguir el gol de la tranquilidad después de culminar una buena jugada individual superando por bajo a Blai Roca | Patricia G. Fraga
|

Una genialidad de Ciocale al inicio de la segunda mitad desatascó definitivamente a un Liceo que antes del descanso se estrelló contra una muralla blanquiazul y que acabó ganando de manera holgada.

Los visitantes hicieron gala de su mejor virtud: la defensa. Muy cerrados en torno a un inspirado Roca, los de Manuel Barceló abrieron el marcador tras un despiste de Roberto di Benedetto que permitió a Ordeig poner la bola en la escuadra izquierda de Carles Grau.

A Juan Copa no le gustaba el panorama y unos minutos antes del 0-1 había optado por cambiar a los cuatro jugadores de pista. Aun así, con el paso de los minutos, los intentos del Liceo fueron cada vez más lejanos. Un tiro al palo de Ordeig pareció despertar a los locales, que igualaron por medio del coPichichi liguero, Marc Grau –iguala a 33 tantos con el barcelonista Pablo Álvarez–, quien solo tuvo que empujarla tras rechace de Roca.

 

Obra maestra

A los 92 segundos de la reanudación llegó la obra maestra de Ciocale. Salió de detrás de la meta, elevó la bola ante de un rival y superó de volea a Roca. A partir de ahí, el Voltregá adelantó un poco sus líneas y el Liceo gozó de más espacios.

Platero y Torres desperdiciaron un penalti y una directa antes de que el capitán hiciese el gol de la tranquilidad tras culminar, por debajo de Roca, una contra por la izquierda.

Marc Grau erró otra directa, pero no perdonó menos de dos minutos después, otra vez tras rechace de Roca a tiro lejano de Platero. Roberto cerró la ‘manita’ al transformar una directa, con varios amagos que descolocaron al meta visitante, ya con solo 42 segundos en el reloj.

Una goleada muy trabajada para celebrar la consecución matemática, ya antes de saltar a la pista, de la segunda posición de la fase regular.

Ciocale ilumina Riazor