Rajoy abre la puerta a cambios en el PP tras la reacción de los barones del partido

GRA024. MADRID, 27/05/2015, 27/05/2015.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), conversa con el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Heranando (d), al inicio de la sesión de control al Gobierno celebrada hoy en el Congreso de los Diputado
|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, admitió ayer la posibilidad de hacer cambios en el PP, aunque no de forma inmediata, y aseguró que se tomarán las decisiones que sean necesarias para que su partido encare “de la mejor forma posible” las generales. Aún así, el PP mantendrá el calendario que tenía previsto y permitirá la celebración de los congresos regionales una vez que se celebren las elecciones.
De esta forma, los barones que han anunciado su intención de dejar los liderazgos regionales tendrán que esperar a entonces –aunque deleguen ya parte de sus funciones– porque el partido quiere centrarse en los comicios sin que haya ruido interno de por medio.
Rajoy trató ayer de frenar la convulsión que viven los populares desde el pasado domingo, cuando perdió la mayoría absoluta en ocho comunidades y numerosas ciudades, y después de que el martes varios barones diesen el citado paso atrás.
El presidente, que el lunes tras el comité ejecutivo nacional señaló que no tenía previsto hacer cambios en el PP o en el Gobierno, admitió ayer que los populares irán tomando “poco a poco” las decisiones que consideren “oportunas y convenientes” para concurrir a las generales “de la mejor forma posible”.
Fuentes populares explicaron que la idea del presidente es que se haga una reflexión tranquila sobre los resultados, y si de ella se deriva la necesidad de hacer cambios, se harán, pero eso no ocurrirá, previsiblemente, hasta después de la constitución de los ayuntamientos, prevista para el 13 de junio.
Otras fuentes consultadas creen que más que cambios lo que podría decidir Rajoy son refuerzos en la dirección nacional para afrontar las generales. Desde dicha dirección, se insiste en que los procesos de renovación en los distintos territorios no pueden coincidir con el calendario preelectoral, cuando el partido tiene que estar volcado en recuperar la confianza de los ciudadanos.
De ahí que se haya comunicado a los barones que Génova permitirá la celebración de los congresos regionales una vez que se hayan celebrado los comicios.

movimientos
Sin embargo, sí habrá movimientos en los territorios, ya que el PP entiende que los presidentes regionales que no van a optar a la reelección –así lo anunciaron ya Luisa Fernanda Rudi, Alberto Fabra y José Ramón Bauzá– deleguen parte de su liderazgo en los secretarios regionales o en caras nuevas para ocupar cargos como el de portavoz parlamentario.
En cuanto a la política de pactos, la dirección del PP admitió que ve con buenos ojos la propuesta que el martes hizo Esperanza Aguirre de pactar con PSOE y Ciudadanos para evitar que Ahora Madrid –donde se integra Podemos– tenga la alcaldía de la capital.
Una idea “de alcance” según las fuentes consultadas, que incluso entenderían que se repitiera en otros territorios.
Eso sí, no fue igual la reacción cuando se conoció la propuesta de Aguirre de formar un Gobierno municipal con todas las formaciones, incluida la de Manuela Carmena, una iniciativa que varios populares consultados confesaron no entender.
En esta jornada, hubo más voces del partido que se sumaron a la necesidad de que el PP actúe tras los malos resultados del domingo.
Por su parte, Alicia Sánchez-Camacho salió en defensa de Mariano Rajoy, al que la presidenta del PPC ve como el “mejor candidato”, además de apelar a la unidad en el partido.
Y hubo quien criticó a sus compañeros por anunciar con tanto tiempo su intención de no ser reelegidos al frente del partido. Fue el presidente riojano, Pedro Sanz, para quien estos anuncios generan “una situación de inseguridad e inestabilidad en todos los órdenes que en nada favorece a los ciudadanos”.
Quien sigue sin decidirse es Juan Vicente Herrera. El presidente castellanoleonés liderará la búsqueda de pactos para el Gobierno de la región y de sus municipios, pero mantiene la incógnita sobre si será el candidato de los populares en el debate de investidura.
Todo en un día en el que el candidato murciano a la comunidad, Pedro Antonio Sánchez, no descartó que se convoquen de nuevo elecciones en la región si sigue sin haber “altura de miras” en la oposición y se hace imposible la gobernabilidad.
Mientras, el PSOE y las candidaturas de Valladolid toma la palabra y Sí se puede llegaron a “un planteamiento general”, liderado por los socialistas, para impedir que el alcalde vallisoletano en funciones, Javier León de la Riva, del PP, pueda renovar el cargo.
Los tres grupos tuvieron una primera reunión, después de las elecciones municipales, en las que el PSOE obtuvo ocho concejales, Valladolid Toma la Palabra, cuatro, y Sí se puede, tres; lo que con el apoyo conjunto impedirá que León de la Riva, cuyo partido obtuvo doce concejales, siga como alcalde. Todavía no acordaron cómo se articulará el Gobierno municipal.

Rajoy abre la puerta a cambios en el PP tras la reacción de los barones del partido